DESAFÍO KILIMANJARO | RETO EL TEIDE

La sombra del volcán: Hassen-Bey alcanza la base del Teide en el día 2

La atleta completa la primera fase del ascenso al Teide en apenas dos días. Hoy inicia la segunda con nuevo prototipo. El jefe de expedición avisa: "Viene lo más duro".

En el acceso de Montaña Blanca que conduce al pico más alto de España el sol no concede ni un respiro. Al fondo lucen los imponentes 3.718 metros de El Teide y bien abajo, como una pequeña hormiga que apenas se toma descansos, brilla Gema Hassen-Bey, que marcha sobre ruedas con su handbike a por su último desafío.

Ninguno tan imponente como este. Por la apabullante dimensión del volcán y la exigencia técnica del reto. Pero también por unos paisajes traídos directamente de otro planeta. Quizás lo más parecido a Marte en La Tierra. Un escenario de cine para esta primera fase que la atleta paralímpica ha completado un día antes de lo previsto.

Han sido dos jornadas agotadoras, pero Hassen-Bey se muestra satisfecha con su rendimiento y el apoyo de todo su equipo. “Estamos muy contentos. Hemos tenido dos días muy buenos. Y ‘El Padre Teide' nos está cuidando. Ha sido exigente porque había pendientes con una inclinación importante y la gravilla lo complicaba aún más. El martes hicimos 3 kilómetros y medio y hoy (por ayer) hemos completado la distancia restante hasta llegar a la base. Doy las gracias a todo el equipo y patrocinadores porque sin ellos no lo habríamos conseguido”, cuenta emocionada.

Para el recuerdo de esta primera etapa quedará el braceo continuo, los ánimos de los senderistas, pero sobre todo, un descanso muy especial donde la atleta repone energías. Resguardada en su tienda azul del viento y el frío, disfruta de un momento mágico. “Esta es mi suite con vistas. Veo el horizonte, el azul del cielo, este mar de nubes increíble… Es casi una experiencia religiosa”, cuenta.

Para hoy el desafío se complica aún más. Comienza la segunda fase del ascenso que requerirá del buen funcionamiento de un prototipo diseñado especialmente para la ocasión. Una silla de ruedas que permite la escalada con cuerdas y que necesitará de la coordinación exacta de cada miembro de la expedición.

Y así lo ve ella: “Ahora vienen seis días de rampas laterales, escalones de 20 centímetros. Iremos a por todas", avanza. Llega el momento del vivac y el frío, pero el equipo está preparado. Los jefes de expedición lo han estudiado todo al detalle y de momento la montaña se porta. Cae por fin la noche y asoma luna llena. “El Teide se ha iluminado para nosotros”, apunta Gema.

Ha llegado la hora de descansar. Mañana espera otro día duro en el volcán.

Imágenes: Noel Gálvez e Israel López.

Vea todos los videos del desafío en AStv con planos a vista de dron.