AStv

CHAMPIONS LEAGUE

D. Kiev: Yarmolenko aporta el desborde en un bloque aseado

El extremo es el futbolista diferencial. Con Rebrov en el banquillo, el Dinamo es un conjunto aguerrido y trabajado. La ida será a puerta cerrada por sanción.

El Dinamo de Kiev regresa a unos octavos de final por primera vez desde la temporada 1999-2000. Con el mítico Rebrov a los mandos, ha sabido aprovechar el bajo rendimiento del Oporto para alcanzar esta cita con una victoria de altura en Portugal. Sólo ha perdido un encuentro. Fue en Londres ante el Chelsea, aunque la derrota expuso a la perfección lo que es este equipo. Un conjunto aguerrido, bien vertebrado y con gotas de calidad.

Con un 4-2-3-1 inamovible, el Dinamo es un equipo de transición lenta con un gran pegada a balón parado. Shovkovsky, aunque ha perdido reflejos, es titular indiscutible en la portería. Dragovic (24 años) es un central a tener muy en cuenta, Rybalka y Sidorchuk mezclan bien en la medular y Junior Moraes, que llegó del Metalurg, se ha asentado en la delantera (siete goles). Con todo, Yarmolenko es el futbolista diferencial. Más allá de estas consideraciones, un factor puede resultar clave. El Dinamo jugará como local a puerta cerrada tras ser sancionado por la UEFA a causa de los comportamientos racistas y disturbios causados por algunos de sus aficionados en el compromiso ante el Chelsea. No tendrá el aliento de su hinchada en la ida.

Estrella

Andriy Yarmolenko (26 años). No se entiende como todavía está en el Dinamo. Tiene una zurda exquisita y sus diagonales desde la derecha son terroríficas para las zagas rivales. Le falta regularidad. Esta temporada lleva 13 goles.

Fortalezas

Balón parado. Acumula muchos hombres en ataque en las jugadas de estrategia y tiene grandes lanzadores como Rybalka. Así llegó la clasificación con un gol de Garmash.

Las bandas. Busca crear superioridad por los costados. Los laterales Danilo Silva y Antunes suben con asiduidad aprovechando el vacío que dejan Yarmolenko y Derlis González.

Debilidades

El parón. La Liga en Ucrania, en la que el Dinamo es colíder junto al Shakhtar, se detiene hasta el 5 de marzo. Llegará a los octavos sin rodaje competitivo, dejando al lado los amistosos que juegue.

Poca respuesta. Cuando empieza perdiendo, le cuesta un mundo dar la vuelta al partido. Su fútbol es demasiado lineal y de ritmo bajo.

0 Comentarios

Normas Mostrar