La afición grita "¡Özil no se vende!" y Florentino les manda callar

Los seguidores blancos reclamaron a gritos la continuidad del alemán. Florentino respondió llevándose el dedo a la boca en señal de silencio, gesto que no hizo cuando le aclamaron a él.