4.930 días de desencanto

El Atlético no pudo acabar con su racha maldita. Ya no es una cuestión futbolística, es un problema de fe. La final de Copa será la enésima oportunidad para revertir la historia.