Las dos caras de Míchel

El entrenador del Getafe estuvo cabizbajo hasta la expulsión de Piqué. A partir de entonces Míchel resurgió y alentó a los suyos para buscar el empate, pero Boateng volvió a desinflarle.

Te puede interesar