TIKITAKAS

Así fue el emocionante regreso de Ana Rosa Quintana

La presentadora regresó a la televisión después de casi un año de ausencia por un cáncer de mama.

Telecinco
Actualizado a
Así fue el emocionante regreso de Ana Rosa Quintana

Por fin ha llegado el día que Ana Rosa Quintana tanto estaba esperando. La presentadora se ha vuelto a poner frente a las cámaras de Telecinco para retomar el trabajo casi un año después de anunciar en el mismo espacio que padecía cáncer. En su programa, en ‘El programa de Ana Rosa’, donde tanto la han echado de menos, Quintana ha dejado un hermoso discurso con el que ha agradecido el cariño y el apoyo recibido durante los últimos once meses enfrentándose a la enfermedad.

Buenos días, y espero que siga habiendo muchos más días diciendo los buenos días. Y como decíamos ayer, les dije que nos veríamos pronto. A mí la verdad es que se me ha hecho un poquito largo, pero ya estoy aquí. Así que buenos días”, comenzó expresando con una amplia sonrisa.

Tengo una deuda eterna con ese inmenso cariño que me ha llegado de todos ustedes, desde mis compañeros, personas que no conozco que me han regalado sus oraciones. Hasta el Papa me ha hecho llegar un rosario bendecido. No se imaginan el altar que tengo en casa con estampitas, medallas, libros, música... Y la cantidad de cariño que he recibido por la calle, por medio de WhatsApp, por carta, y sobre todo, muchísimo en mi casa de mi mi marido, de mis hijos, de mis amigos... Bueno, sin mis amigas todo habría sido muchísimo más duro”, continuó.

En su testimonio se ha acordado de todas aquellas que desgraciadamente se están enfrentando a un proceso similar: “En este momento hay miles de personas pasando por lo mismo, miles de mujeres que lo están viviendo o que lo van a vivir. No pienso guardarme nada, así que a lo largo de la mañana intentaré contar todo lo que ustedes quieran saber sobre este año”.

Estreno con golpe a los políticos

El gusanillo del periodismo no me ha abandonado, a pesar de que esta vez he tenido que seguir al actualidad desde el sofá de mi casa. He sido testigo en la distancia de cómo estallaba una guerra en Europa, cómo una crisis económica sin precedentes nos asolaba, récord de subida de la luz, del gas, de la gasolina, cómo dimitía el jefe de la oposición, cómo se hackeaban los móviles del Gobierno, la ruptura con Argelia o la muerte de Isabel II. Y hoy regreso y me encuentro con la crisis de uno de los tres pilares del estado: el poder judicial”, continuó, haciendo un pequeño resumen de las noticias más importantes que ha habido en su ausencia en buena parte del mundo.

Antes de terminar, ha cargado contra los políticos y al Gobierno por el gasto que se ha hecho: “¿Cómo es posible que se gaste más que nunca?”, se cuestiona después de recordar “los precios más caros de la historia” por la inflación de la que ha sido testigo en sus visitas al mercado. De hecho, calificó este hecho como un milagro para preparar el terreno para su última frase: “Lo que es un milagro, es que yo esté aquí. Bienvenidos”.