REDES SOCIALES

Una modelo brasileña se gasta medio millón de euros para ser como Kim Kardashian: “Un gran error”

Jennifer Pamplona lleva años sometiéndose a operaciones estéticas, pero ahora ha decidido dar marcha atrás para tratar de recuperar su identidad.

Actualizado a
Una modelo brasileña se gasta medio millón de euros para ser como Kim Kardashian: “Un gran error”

La modelo brasileña Jennifer Pamplona lleva mucho tiempo empañada en parecerse a Kim Kardashian y parece que el dinero no es un obstáculo para conseguirlo. A sus 29 años, acumula ya siete sometiéndose a diferentes operaciones de cirugía estética para lograr un físico similar al de la celebridad estadounidense, y para ello la cuenta supera ya los 500.000 euros. Sin embargo, los resultados no han sido los esperados y ha dejado claro su arrepentimiento: “Fue un gran error que me costó una fortuna”.

Natural de São Paulo, pasó muy pronto por quirófano por primera vez, lo que dio paso a una adicción que ha cambiado su físico por completo. Un aumento de pecho inauguró la lista cuando tenía tan solo 17 años, y tras un pequeño parón, comenzó a realizarse intervenciones que la llevaban más hasta la figura de Kardashian. Sin embargo, ella asegura que ese no era su objetivo, pero la gente comenzó a destacar el parecido y la llegada de ofertas de trabajo le hizo cambiar de opinión: “Nunca tuve la intención de parecerme a una Kardashian y no quería, pero cuando la gente hizo esa comparación aproveché la oportunidad y la convertí en un gran negocio. Me trajo fama y dinero”, explicó para The Irish Sun.

Jennifer ha trabajado para firmas de prestigio como Versace y ha disfrutado de una idílica vida en Dubái en la que el dinero no ha sido problema. “Estaba feliz con este look al estilo Kardashian. Me hizo ganar dinero y disfruté de la vida”. ¿El problema? Que comenzó a tener dudas sobre una pérdida de su identidad: “Estaba feliz, pero ahora solo quiero que me reconozcan como realmente soy”. Por eso pasó nuevamente por quirófano, previo pago de 118.000 euros, para dar marcha atrás y eliminar algunas de sus cirugías.

Una mujer de negocios conocida por su físico

La felicidad de Jennifer Pamplona con su cuerpo terminó al comprobar que la gente no reconocía lo que había conseguido en el terreno académico y empresarial, sino que tan solo se quedaban con la fachada que tanto dinero le había costado conseguir. “Me miraba en el espejo y la gente me llamaba Kardashian, y comenzó a ser molesto. Trabajé y estudié y me convertí en una mujer de negocios. Había hecho todas estas cosas y todos estos logros en mi vida personal, pero todo lo que estaba haciendo era ser reconocida por parecerme a una Kardashian. No quiero ser la sombra de otra persona. Quiero ser mi propia persona”, declaró.

Por eso se puso en manos de un cirujano de Estambul para una larga intervención que incluía tratamientos de remodelación de cara, cuello, labios, nariz y ojos. Según ella, entró “en la sala de operaciones como una persona y salí como una otra”, pero la recuperación fue la más difícil de todas a las que se había enfrentado.

De la cirugía a la pesadilla

Mi ojo izquierdo no se cerraba por la cirugía de ojo de gato y estaba entrando en pánico porque pensé que me estaba quedando ciega. Mi cirugía se convirtió en una pesadilla y es como si hubieran tocado un nervio”, reveló en su entrevista para The Irish Sun. “Ni siquiera podía mover la cara”, agregó.

Descubrí que era adicta a la cirugía y no estaba feliz. Me ponía relleno en la cara como si estuviera en el supermercado, pero esto puede pasar con los adolescentes ahora. Es una locura”. Jennifer temió por una posible ceguera y también por riesgo de sepsis, pues veía que no paraba de sangrar por las mejillas durante días. Eso sí, al menos ahora ya no vive una pelea interna y es quien quiere ser: “Ahora entiendo el significado de la vida”.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?