Rosquillas de San Isidro: tipos, diferencias y por qué se llaman tontas, listas o Santa Clara

Para estas fiestas madrileñas, estos dulces tratarán de sucumbir a los paladares más exquisitos un año más, y con diferentes variedades.

Actualizado a
Rosquillas San Isidro

Las Fiestas de San Isidro vuelven a celebrarse en Madrid. Una fiesta en la que los residentes de la capital visten sus mejores galas con vestidos de chulapos y chulapas, y disfrutan de algunos de los platos más típicos de esta época, como las gallinejas y los entresijos, las garrapiñadas, los torraos y las rosquillas. Estas últimas con diferentes tipos y variedades que siempre acaban conquistando hasta al paladar más exquisito.

Y es que se pueden encontrar cuatro variedades de rosquillas tradicionales -aunque las puede haber de más tipos-, siendo elaboradas para este 15 de mayo tan especial. Estas son las tontas, las listas, las de Santa Clara y las francesas.

Rosquillas tontas

Las rosquillas tontas se consideran las más antiguas dado que su receta se remonta a la Edad Media. Se preparan a base de harina, huevos, azúcar, aceite y anís, sin ningún baño adicional. Reciben este nombre debido a la simpleza de la receta, siendo además la base de los otros tipos de rosquillas. Se caracterizan por ser las más ligeras.

Rosquillas listas

Las rosquillas listas parten de la misma masa que las anteriormente mencionadas. La diferencia es que su acabado lleva un glaseado en la parte superior de la misma, estando hecho de azúcar, huevo y zumo de limón. Son más dulces y jugosas. Se les denomina así por ser más elaboradas que las anteriores.

Rosquillas de Santa Clara

Las rosquillas de Santa Clara son otra de las recetas típicas de San Isidro, teniendo como base la misma que las dos anteriores. Sin embargo, estas tienen una cobertura que está hecha de un merengue blanco, horneándose posteriormente para que se quede seco. Se llaman así porque fueron inventadas por las monjas de Santa Clara del Monasterio de la Visitación.

Rosquillas francesas

Por último, pero no menos importantes, están las rosquillas francesas, la cual también tiene una base igual que las anteriores, pero que se diferencia por su cobertura de almendras y azúcar glass. Se llaman así porque fueron creadas por el repostero francés de Fernando VI a petición de Bárbara de Braganza, dándole una alternativa a las que había entonces.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?