FAMOSOS

Nicki Minaj y su adicción a los medicamentos: “Nadie me dijo que era adictivo”

La artista se ha sincerado en ‘Vogue’ acerca de su grave dependencia al Percocet, un potente fármaco que se trata de un opioide con paracetamol para combatir el dolor menstrual.

Actualizado a
¡Nicki Minaj está de regreso! La rapera sorprendió a todos al lanzar una nueva versión del mixtape ´Beam Me Up Scotty’ y tres nuevas pistas. Aquí los detalles.

Nicki Minaj fue la gran protagonista de la última entrega de Vogue. La conocida artista se ha abierto en canal con la citada revista para analizar su dilatada trayectoria en el mundo de la música y compartir su lado más oscuro por culpa de las adicciones. Un medicamento recetado por un médico para combatir los dolores menstruales se convirtió en su peor enemigo durante un largo tiempo.

Percocet, opioide con paracetamol, dejó de ser una necesidad y se convirtió en una dependencia para ella. Minaj denuncia la falta de información en este tipo de fármacos porque nunca se imaginó que el consumo iba a ser tan adictivo. “Nadie me dijo que esto era un narcótico y que era adictivo. Por suerte pude conectarme a tierra. Pero una vez adicto, siempre adicto. Siento que, si alguna vez has experimentado adicción a algo, como yo, siempre tienes que pensar dos y tres veces sobre las decisiones que tomas”.

“Ellos también eran víctimas”

Una adicción que también sufrió su padre, quien falleció con 64 años tras un accidente de coche cuando escapaba de la policía. La artista entiende el comportamiento que su progenitor manifestaba a consecuencia de su grave dependencia. “Él estaba haciendo un esfuerzo consciente por estar adicto a las drogas que le llevaba a robar los videojuegos de sus hijos para venderlos y conseguir dinero. ¿Quién haría un esfuerzo siendo consciente para eso? Ahora me doy cuenta de que esa gente no estaba tomando esas decisiones porque quisieran herir a su familia. Ellos también eran víctimas”.

Minaj recuerda el nombre de grandes celebridades que fueron adictos a las drogas. “Michael Jackson, o los critican, como Whitney Houston, o libran batallas silenciosas como Prince. Estos son algunos de los más grandes de todos los tiempos. Y un día decidieron: ‘¿Sabes qué? Prefiero automedicarse y estar en mi propio mundo”.