OBITUARIO

Muere el actor Chete Lera en un accidente de tráfico

El gallego ha fallecido a los 72 años en el municipio malagueño de Rincón de la Victoria. Trabajó con Julio Medem, León de Aranoa, Amenábar y Armendáriz.

Actualizado a
El actor Chete Lera en 'Abre los ojos'.

El actor gallego Chete Lera ha fallecido a los 72 años en un accidente de tráfico en el municipio malagueño de Rincón de la Victoria. Tal y como ha podido confirmar la Junta de Andalucía citando a fuentes de Emergencias 112, en la tarde del jueves su coche se salió de la calzada y cayó por empinada cuesta de unos 50 metros hasta una zona de viveros. Cuando los servicios médicos llegaron al lugar, tan solo pudieron certificar la muerte del conductor, el único ocupante del vehículo, y mañana se le practicará la autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Málaga.

Nacido en La Estrada (Pontevedra) en 1949, Lera consiguió una dilatada trayectoria en el mundo de la interpretación disfrutando de trabajos y proyectos en cine, teatro y televisión. Y eso que llegó tarde al oficio, pues antes había estudiado y había trabajado como ingeniero aeronáutico, piloto y también en banca. Sin embargo, a los treinta decidió decantarse por la psicología y comenzó a actuar en teatro junto a algunos compañeros, descubriendo así una pasión que le cambiaría la vida.

Chete Lera recibió el Premio Pedigree en su Galicia natal en honor a su gran trayectoria en la interpretación.
Ampliar
Chete Lera recibió el Premio Pedigree en su Galicia natal en honor a su gran trayectoria en la interpretación.

En el séptimo arte dejó patente su talento y trabajó con algunos de los mejores directores de la historia de nuestro país: con Enrique Urbizu en Todo por la pasta, con Julio Medem en La ardilla roja, con Fernando León de Aranoa en Familia y Barrio, con Montoxo Armendáriz en Secretos del corazón, con Alejandro Amenábar en Abre los ojos y con Icíar Bollaín en Flores de otro mundo. Su mayor reconocimiento fue la Espiga de Oro del Festival de Málaga por Smoking Room y su último trabajo en este sector se produjo en 2012 con Todo es silencio, de José Luis Cuerda.

Cortos, tele y mucho teatro

Durante los años 90 y principios de los 2000, Chete Lera participó en más de una decena de cortometrajes y también en televisión, con títulos como La forja de un rebelde, La virtud del asesino, Médico de familia, La habitación blanca y, más recientemente, Cuéntame cómo pasó. Por otro lado, sobre las tablas disfrutó de la interpretación en todo su esplendor, especialmente en obras de teatro alternativo. Se convirtió en un objeto de deseo para los mejores directores y recibiría sendas nominaciones a los premios Valle Inclán y a los Mayte, en 2007 y 2010 respectivamente.