GATRONOMÍA

Los mejores bares y restaurantes de la A-5: ¿dónde comer bien cuando vas de viaje?

La Autovía del Suroeste une Madrid con Lisboa atravesando dos regiones, Castilla-La Mancha y Extremadura, repletas de grandes opciones gastronómicas.

Actualizado a
MADRID, 26/06/2020.- Vista del tráfico en la A5 en Madrid, este viernes. Este será el primer fin de semana completo sin estado de alarma por la pandemia del coronavirus y se nota ya en las carreteras, con más afluencia de coches en la

Conocida antiguamente como Autovía de Extremadura, la A-4 es la principal vía de comunicación que une el centro y el suroeste peninsular y es básica también para llegar al Portugal, por lo que también es un trayecto determinante en lo que al transporte, el comercio o los negocios se refiere.

De ahí que a lo largo de su recorrido proliferen un buen número de bares y restaurantes para tratar de hacer el viaje más llevadero. Nada tiene que envidiar a lo que se puede encontrar en cualquiera de las otras autovías radiales del país porque se puede degustar ricas tapas, buenas carnes y excepcionales embutidos.

Así pues, como comparte la Guía Repsol, a lo largo de su recorrido se prodigan las cafeterías con bollería recién hecha, bares con bocadillos de buen pan, asadores, restaurantes tradicionales o innovadores donde probar la gastronomía de la zona.

Paradas indispensables en la A-5

Comunidad de Madrid

Paradójicamente La marisquería Bálamo, a las afueras de Alcorcón (Madrid) y muy cerca de la A-5, sorprende a todos los que paran a probar su pulpo al limón o su camarón salteado. Un local amplio y cuidado y una ubicación accesible, hacen de este lugar una muy buena opción para comer antes de emprender el camino.

Toledo (Castilla-La Mancha)

Antes de adentrarse en Extremadura y a escasa media hora de Madrid se encuentra Las Esparteras, que está considerado por muchos como uno de los mejores restaurantes de carretera de España. Ubicado en el kilómetro 47, en Casarrubios del Monte (Toledo), está recomendado para todo tipo de viajeros porque sus bocadillos, raciones o platos combinados están a la orden del día y sus asados permiten también una visita más pausada. El Mesón Castellano (km. 74) o Casa Javi (km 156) también son dos grandes opciones.

Cáceres (Extremadura)

El paso de la A-5 por Cáceres no es que sea ni mucho menos testimonial, pero en la provincia tiene más peso la Autovía Ruta de la Plata que la atraviesa por completo. En ella, un buen lugar para apuntarse es La Isla, en Plasencia: cuenta con una terraza agradable para relajarse. En este rincón de desconexión se pueden probar platos de toda la vida con un toque singular. Pero si nos centramos exclusivamente en la A-5, el 305 (por el kilómetro) en Miajadas, Las Cigüeñas, en Trujillo, o El Cruce (km. 240) no defraudarán.

Badajoz (Extremadura)

En la A-5, cuando llegamos a Montijo (Badajoz) hay que desviarse tan solo cinco minutos para llegar a Corral del Rey y pedir su bacalao a la brasa. En el extrarradio de la capital pacense, suelen triunfar la casquería y los quesos de El Chupi. Tampoco conviene olvidarse de pedir sus míticas chuletas de cordero empanadas.

Tampoco hay que olvidar la omnipresente Autovía de la Plata, que aunque evidentemente no forma parte oficial del recorrido de la A-5, también ofrece interesantes opciones al viajero. Por ejemplo, a su paso por Badajoz, nos encontramos en la salida 722 el restaurante Sierra de Monesterio. Sus montaditos de jamón ibérico son soberbios y los platos con carnes de la zona, apetitosos. También en la A-66 aguanta el clásico Venta El Culebrín, rústica y taurina, se recomienda pedir carne a la brasa y comprar ibéricos de la zona.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?