GASTRONOMÍA

Los mejores bares y restaurantes de la A-4: ¿dónde comer bien cuando vas de viaje?

La Autovía del Sur, que va desde Madrid a Andalucía, es la principal vía de comunicación entre el centro y el sur de la península y está repleta de grandes opciones gastronómicas.

Actualizado a
Un aperitivo caliente que gusta a todo el mundo.

Conocida antiguamente como carretera de Andalucía, la Autovía del Sur (A-4) es la principal vía de comunicación que une el centro y el sur de la península y, aunque se trata de un camino especialmente transitado durante el periodo estival para disfrutar de las idílicas playas del oeste andaluz, también es un trayecto determinante en lo que al transporte, el comercio o los negocios se refiere.

De ahí que a lo largo de su recorrido proliferen un buen número de bares y restaurantes para tratar de hacer el viaje más llevadero. Quizá sea una de las carreteras con más variedad en sus sabores porque se puede degustar viandas como un platillo de migas manchegas en Puerto Lápice, ensaladas con buen aceite en Jaén y raciones de caza en Córdoba o el famosos atún gaditano.

Así pues, como comparte la Guía Repsol, a lo largo de su recorrido se prodigan las cafeterías con bollería recién hecha, bares con bocadillos de buen pan, asadores, restaurantes tradicionales o innovadores donde probar la gastronomía de la zona, tan cambiante como evocadora.

Paradas imprescindibles en la A-4

Toledo

Sin nada más iniciarse el viaje, uno ya siente la necesidad de tomar fuerzas para lo que viene por delante, en Ocaña puede probar en El Amigo, uno de esos lugares que se caracterizan por su comida casera a un precio más que contenido. Se encuentra en el kilómetro 57, poco antes de llegar a la población.

En la provincia de Toledo de camino a Andalucía nos encontramos, en La Guardia, el restaurante El Llano. Ubicado a la salida de la localidad toledana en dirección sur, el viajero puede encontrar un buen trato y generosas raciones. Destacan el menú del día y una amplia variedad de platos a la parrilla.

Ciudad Real

Ya en Ciudad Real, en la localidad de Puerto Lápice, es más que recomendable parar en Aprisco (km. 134). Se trata de una antigua quesería reconvertida en restaurante hace más de medio siglo que se caracteriza por ofrecer lo mejor de la gastronomía tradicional manchega, siendo las gachas y el queso frito su especialidad.

Jaén

La visión del parque natural desde el ventanal de El Mesón de Despeñaperros, en Santa Elena, también es una experiencia gastronómica para el viajero. A la entrada de Andalucía, junto a Despeñaperros, en este establecimiento no se puede dejar de probar el paté de perdiz, las carnes de monte o recetas de temporada como las setas. Para llegar hasta sus instalaciones basta con tomar la salida del km 257. El Alfonso VIII, también en Santa Elena, Las Tinajas, en Guarromán y Orellana Perdiz, en La Carolina son algunas otras opciones en Jaén.

Córdoba

Más hacia el sur, en la provincia de Córdoba, se puede comer cocina tradicional cordobesa con unas vistas impresionantes del Parque Natural de la Sierra Montoro-Cardeña. Y como sucede en el caso de Jaén son varias las posibilidades que ofrece el recorrido. Destaca Sol Zapatilla, en Montoro, aunque hay que desviarse por la salida del Km 358 para llegar hasta sus instalaciones. Presume de unos buenos arroces.

Sevilla y Huelva

En la provincia sevillana se produce un caso curioso. Si se pretende buscar una apuesta segura en la A4, el Mesón La Campiña, en Écija, es una excelente opción. Sin embargo, la Guía Repsol también hace hincapié en algunos bares y restaurantes que se encuentran en la Autovía del V Centenario (A-49), la carretera que une Sevilla, Huelva y el sur de Portugal. En Bormujos, se encuentra La Choza de Manuela, la Venta Pazo, en Sanlúcar la Mayor y La Mundana de Sevilla, en Camas, no defraudarán. En Huelva, en el corazón de El Condado, hay que comer en Chocaíto (La Palma del Condado) y en Bodegas Roldán (Bolullos Par del Condado); en el primero, coquinas; y en el segundo, carnes ibéricas.

Cádiz

Para llegar a Cádiz es necesario tomar la AP-4. A su paso por Jerez de la Frontera destaca La popular Venta Esteban y en ella sobresalen la ensaladilla de gambas y el antojo. También mítica es Venta Pinto, en Vejer de la Frontera, al pie de la N-340, un buen sitio para desayunar, famoso por sus molletes de jamón ibérico, zurrapa de lomo y, especialmente, lomo en manteca colorá. Aunque ya se encuentra fuera del trayecto de la a-4 y la AP-4.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?