HARRY POTTER

Los diarios de Alan Rickman revelan por qué no abandonó su personaje de Severus Snape

El actor, que falleció en 2016, fue diagnosticado con cáncer de próstata poco antes del rodaje de la quinta entrega de la saga Harry Potter.

Actualizado a
Los diarios de Alan Rickman revelan por qué no abandonó su personaje de Severus Snape

Alan Rickman ya era un actor consagrado cuando fichó para formar parte del universo Harry Potter. Ganador de un Globo de Oro, un BAFTA, un Emmy, un premio del Sindicato de Actores, reconocimientos en los festivales de Venecia y Montreal, nominaciones también en el mundo del teatro... El británico acumulaba éxito tras éxito, pero quizá muchos, sobre todo los de generaciones más jóvenes, le recordarán eternamente por el papel que interpretó entre 2001 y 2011: el del profesor Severus Snape.

El personaje es uno de los más aclamados de la historia reciente del cine. Capaz de cambiar en tan solo cuatro minutos la opinión que los espectadores habían forjado a lo largo de ocho películas, Snape fue durante toda la saga uno de los grandes pilares sobre los que giraba la trama. Pero todo estuvo a punto de irse al traste en 2005 con el terrible diagnóstico que recibió Rickman y que puso en jaque su participación en el resto de la saga.

Alan Rickman como Snape.
Ampliar
Alan Rickman como Snape.Warner Bros

El tabloide británico The Guardian ha sacado a la luz algunos fragmentos de los diarios de Alan Rickman en los que el actor habla del agresivo cáncer de próstata al que tuvo que enfrentarse poco antes de que comenzara el rodaje de ‘Harry Potter y la Orden del Fénix’. “Esto es como un set de filmación. Nada parece real”, escribía a principios de 2006 desde el hospital. Allí había sido llevado a quirófano para tratar de eliminar la enfermedad, y según se desprende de sus palabras, tenía una batalla interna sobre seguir o no interpretando a Severus Snape.

Por suerte para los amantes de la historia, el 30 de enero, 25 días después de la operación, confirmó su decisión: “Finalmente sí a ‘Harry Potter 5′. La sensación no es ni arriba ni abajo. El argumento que gana es el que dice: ‘Hazlo bien. Es tu historia’”, escribió. Un par de meses después, Rickman notaba su mal momento al regresar al set: “Me doy cuenta de que con el anillo y el traje (de Snape) algo sucede. Se convierte en algo ajeno a ser hablador, sonriente y abierto. El personaje me estrecha, me aprieta. No son buenas cualidades en un plató. Nunca he sido menos comunicativo con un equipo. Afortunadamente Dan (Radcliffe) desempeña ese papel con facilidad y encanto. Y juventud”. Precisamente del protagonista habla en varias ocasiones y siempre con cariño, destacando lo “sensible, expresivo e inteligente” que es, a pesar de que durante la primera entrega no tenía claro que pudiera ser actor por estar siempre divirtiéndose.

Una puerta a su intimidad

Los diarios permiten conocer más sobre Alan Rickman y sobre cómo vivió su trabajo en Harry Potter, un proyecto que no quería afrontar y que cuestionó tras la primera película, especialmente por la “espantosa” música de John Williams. Además, el actor escribió sobre sus disputas con el director David Yates y el productor David Heyman por detalles sobre la muerte de Severus Snape, sobre el miedo de Michael Gambon a olvidarse de sus frases como Dumbledore, sobre el destacado papel de Alfonso Cuarón en la tercera entrega e incluso de otros aspectos como su vida matrimonial, su encuentro con Meryl Streep o Wimbledon 2011. Sobre el torneo de tenis aseguró que “ganó el hombre equivocado, todo triunfo y ego”, haciendo referencia a la victoria de Novak Djokovic sobre Rafa Nadal. El próximo mes de octubre los diarios serán publicados en Reino Unido bajo el título de ‘Madly Deeply: The Diaries of Alan Rickman’.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?