FAMOSOS

El infierno de la familia de Reyes por su herencia

Según ‘El Confidencial’, la familia no ha podido hacer frente al pago de las cuotas de sus hipotecas, y por ello están embargando sus inmuebles.

Actualizado a
Al año siguiente, en 2006, el Real Madrid volvió a ser protagonista del mercado. Hizo un trueque en el último momento dejando marchar a Julio Baptista al Arsenal y trayendo a José Antonio Reyes por 17 millones de euros.

Hace ya tres años del fallecimiento de José Antonio Reyes en un accidente de tráfico después de que su vehículo saliese de la calzada y se incendiase. Un deceso que conmocionó el mundo del fútbol, y sobre todo a los equipos en los que estuvo jugando, como Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla, Espanyol y Arsenal, entre otros.

Pero, el mayor dolor fue para su familia, quienes no solo han tenido que luchar contra el duelo que supone el fallecimiento de una persona cercana, sino que también han tenido que vérselas con los diferentes problemas financieros que han ido acechándoles por la herencia del exfutbolista, como el embargo de multitud de bienes inmuebles por la delicada situación económica que atraviesan y las deudas en las que estaban inmersos, tal y como ha contado en exclusiva ‘El Confidencial’.

Lo primero que embargaron fue el chalet que poseía José Antonio Reyes en Boadilla del Monte y varios locales que tenía en Sevilla, pero ahora ha salido a subasta su piso en Chipiona, Cádiz, donde el que fuese futbolista pasaba sus vacaciones junto a su mujer, sus hijos y sus padres. Una salida a subasta que llega debido a que los herederos no pudieron hacer frente al pago de las cuotas de su hipoteca, y por ello el Juzgado Mixto número 3 de Sanlúcar de Barrameda dictó el procedimiento de ejecución hipotecaria, anunciando su venta por una subasta pública que ahora mismo sigue abierta.

Este piso tiene un valor tasado en 135.000 euros, y está ubicado en una segunda planta de una urbanización piscina, con una superficie construida de 123,23 metros cuadrados y 91,91 metros cuadrados útiles. Además, posee una plaza de aparcamiento de uso exclusivo para el titular de este inmueble.

La familia no puede hacer frente a los impagos

La situación económica de la familia de Reyes no puede hacer frente al pago de estos inmuebles, y es por ello que se está produciendo el embargo de estas viviendas, como su chalet de Boadilla del Monte, que estaba tasado en 3,65 millones de euros, y del que se reclamó un total de 1,39 millones, más los 418.000 euros de intereses, por parte de la sociedad Salida 2021 SL. Un inmueble que salió a subasta pero que no contó con ninguna puja.

A puja también salieron siete de los 20 locales que tenía Reyes en su haber en Bormujos, Sevilla. Unos locales que estaban tasados en 1,72 millones de euros y que fueron embargados también por el impago hipotecado de más de 500.000 euros. Unas propiedades que ahora la familia está perdiendo por la gestión que hizo el sevillano de su patrimonio.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?