FAMOSOS

Julián Contreras, tras ser acusado de impago: “Me quiero mudar y me piden un año por adelantado”

El hermano de Fran Rivera fue supuestamente desahuciado hace un año con una deuda de 30.000 euros que niega y que, además, le estaría provocando problemas a la hora de encontrar una vivienda.

Actualizado a
Julián Contreras, tras ser acusado de impago: “Me quiero mudar y me piden un año por adelantado”

En los últimos meses han pasado muchas cosas en televisión. Entre ellas, la resurrección mediática de Julián Contreras. El hijo de Carmina Ordóñez, que llevaba varios años alejado de la primera línea pública, regresó por todo lo alto: como invitado en ¡De Viernes! y protagonizando una polémica a raíz de las declaraciones de su excasera, una tal Aránzazu, que confesó en Vamos a ver el impago reiterado de Contreras en la vivienda de la localidad madrileña de Móstoles.

Aquello terminó en un desahucio en febrero de 2023 y una deuda pendiente. “No sé exactamente la cifra de lo que me debe porque no es solamente lo que no ha pagado, también están los recibos que ha dejado a deber (...) La cifra está más cerca de los 30.000. No te puedo dar una exacta porque también entran los intereses y cosas que son importantes”, dijo la mujer hace escasas semanas.

Por si fuera poco, Aránzazu añadía que Contreras había “dejado de pagar el alquiler porque dentro del dinero que tiene prefiere utilizarlo para otras cosas, no porque un juez le haya embargado la cuenta y le haya dejado a cero” y que, encima, “dejó la vivienda bastante mal”.

“Es miserable y no se puede consentir”

La otra parte de la versión la ha ofrecido el hermano de Fran Rivera ante unos micrófonos de Europa Press que consiguieron interceptarle. “Quiero dejar claro que la situación no es, en absoluto, la que se está contando”, iniciaba, añadiendo que está “padeciendo una difamación que no es justa” y que está “abordando tanto legal como judicialmente, que es como hay que hacer las cosas”.

Además, considera que todo esto “es injusto, indecente y tendrá sus consecuencias legales”, de manera que donde hablará definitivamente será ante un tribunal: “Lo que no se puede hacer es en un plató de televisión buscar lo que no se consigue en los juzgados. Es miserable y no se puede consentir”.

Luego sentenciaba con una oración en la que esperaba manifestar los problemas que el supuesto desahucio le ha acarreado a la hora de alquilar una vivienda: “Tú imagínate la publicidad que es esto. Ahora me quiero mudar y me piden un año por adelantado. Y eso es una barbaridad, es injusto si no ilegal”.