TELEVISIÓN

El motivo por el que Dabiz Muñoz cambió el fútbol por los fogones

El chef de DiverXo ha sido el primer invitado de ‘Joaquín, el novato’ donde ha hablado de su trayectoria profesional y de cómo se gestó su relación con Cristina Pedroche.

Actualizado a
El motivo por el que Dabiz Muñoz cambió el fútbol por los fogones

Gran estreno por lo alto de ‘Joaquín, el novato’. El nuevo proyecto televisivo liderado por el capitán del Real Betis, que se ha emitido por primera vez este miércoles en Antena 3, ha arrancado con una entrevista a uno de los cocineros del momento como es Dabiz Muñoz. El futbolista verdiblanco ha charlado con el “mejor chef del mundo”, según los últimos premios ‘Chef Awards’, acerca de sus vivencias y experiencias de su dilatada trayectoria profesional ante los fogones, al igual que algunos detalles sobre su relación con Cristina Pedroche.

En primer lugar, el andaluz se ha interesado sobre cómo se gestó su pasión por las cocinas, ya que su familia no se dedicaba a la hostelería. “Nadie de mi familia se dedica a la hostelería. A mi madre le gusta cocinar, pero solo hacer cositas. A mi desde pequeño me flipaba comer. Con 12 años, cocinaba en mi casa y me salían unas guarradas de campeonato”, afirma el cocinero. Además, recordó su periplo cuándo defendió los colores del Atlético de Madrid, donde llegó a debutar en Segunda B con el conjunto rojiblanco con tan solo 16 años.

“También me gustaba mucho jugar al fútbol. De hecho, estuve cinco años jugando en el Atleti y llegué a jugar con 16 años en Segunda B en el Atlético Madrileño. Lo que pasa que, en aquel momento, me gustaba la cocina desde muy pequeñito.”, explica. Finalmente, Dabiz tomó la decisión de colgar las botas para centrarse en la Escuela de Hostelería. “El fútbol se me daba muy bien, me pagaban 100.000 pesetas con 16 años. Al final dejé el fútbol con 18 años porque en esa época iba por las mañanas a entrenar y por las tardes a la Escuela de Hostelería. Me di cuenta de que la cocina me flipaba muchísimo y dejé el fútbol de un día para otro y me puse a cocinar”, desvela.

Así le pidió matrimonio a Cristina Pedroche

El futbolista verdiblanco le ha preguntado al chef acerca de cómo gestiona este enorme éxito, avalado por un elenco de reconocimientos. El máximo responsable de DiverXo asegura que este proceso ha sido largo, pero que la llegada de Cristina Pedroche a su vida ha hecho más fácil esta digestión de su fama. “Ha habido muchas cosas que me han ayudado. Una de ellas, es la llegada de Cristina a mi vida hace ocho años. Ella es una persona con un talante super positivo, inteligente y con una mirada periférica muy racional. Ella me ha ayudado mucho durante todo este proceso y a gestionar cosas en el fondo para que yo sea más feliz y disfrute de mi trabajo”.

Ambos se conocieron durante un showroom de una marca deportiva para la que trabajaban y el amor se convirtió en el protagonista desde el primer día. “Yo tenía una reunión con un director de la empresa y me alargué mucho. De repente, llegó Cristina y la vi entrar por la puerta… Pues es más guapa de lo que yo había visto”, señala. De hecho, ella siempre le decía que se iban a casar porque estaba muy enamorada. “También me decía que nos íbamos a casar, hasta me puso el cepillo de dientes en su casa”, añade.

Seis meses más tarde los planes de boda se hicieron realidad y cabe destacar la peculiar manera en la que Dabiz le pidió la mano a su actual esposa. “La iba a pedir matrimonio y era un día que Diverxo cerraba. Llené todo de globos y puse una canción que nos gustaba a los dos. Ese día fui a recoger a Cristina al trabajo y me la traje para aquí. Ese día hice una fuente de croquetas gigantes para pedirle matrimonio, ya que en el fondo estaba el anillo. Le pedí que se casase conmigo con croquetas”, confiesa entre risas.

El plato más raro y el cliente que más le ha ilusionado

El popular chef explica que Cristina Pedroche no “entendía nada” del mundo de la gastronomía y así se lo demostró en sus primeras quedadas. “Un día estábamos hablando… … y le dije que me tenía que ir porque entraba a las 9 de la mañana en DiverXo”, a lo que ella le respondió: “Ahh… que en DiverXo dais desayunos”, una contestación que no se ajusta a la realidad debido a la pasión que tiene la periodista por lo culinario. “Ahora cuando viajamos, siempre decidimos dónde queremos comer… antes que el propio sitio”.

La ocupación de David Muñoz ha propiciado que el cocinero haya probado un elenco de platos de cualquier rincón del mundo, aunque uno de ellos no le gustó tanto. “Yo creo que el huevo milenario de China, pero el de verdad. Es un huevo con cáscara, normalmente de pato, que se sumerge en orina de caballo y luego se entierra. Recuerdo comer uno y se me metió el sabor en la nariz y yo dije: ‘¡Dios mío, esto que es! Me tomé una copa de vino, otra más, y al final lo recuerdo como una gran noche”.

Muchos rostros conocidos han pasado por las mesas de DiverXo para sumergirse en esta ruta culinaria, pero uno de ellos ilusionó bastante al chef. “Te diría una persona que nos hizo especial ilusión por cómo fue ella después. Fue hace poco y es Rosalia. Es maravillosa, extrovertida, cariñosa, un ser de luz… y no es porque ella haya estado en el restaurante. Es un ser de luz de verdad”, reitera.

Su experiencia bajo los fogones

Joaquín con la ayuda del chef ha preparado unas lentejas estofadas con un toque de curry y hierbabuena con cangrejos a la brasa. El capitán del Betis pensaba que los comensales que iban a jugar su plato eran personas con gran relevancia en el mundo de la gastronomía, pero finalmente se trataba de su mujer y sus dos hijas. El ‘novato’ se llevó los elogios por la elaboración que había conseguido en la cocina, al igual que una gran nota de su maestro. “Están espectaculares”, fue su reacción tras la primera cucharada.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?