TELEVISIÓN

Buenafuente ‘responde’ a Pablo Motos: “Aunque se empeñen en decirnos que no, somos un país mejor”

El humorista ha replicado el discurso de Alfonso Guerra y el presentador de ‘El Hormiguero’, quienes aseguraron sentir “pena” por los humoristas porque no pueden hablar de nada.

Actualizado a
Andreu Buenafuente zanja su polémica con Javier Cárdenas.

Alfonso Guerra fue a divertirse a El Hormiguero hace unas semanas para repasar con Pablo Motos aspectos de la política nacional con el Gobierno de Pedro Sánchez y su acuerdo de amnistía como protagonistas y temas relacionados con la actualidad más reciente. El humor también se coló en esta charla. El que fuera vicepresidente del Gobierno aseguró sentir “pena” por los humoristas porque no pueden hablar de nada, tal y como hacían en otras épocas.

“A mí me dan mucha pena los humoristas porque ya no pueden hablar de nada. Antes había chistes de homosexuales, de enanos... De todo”, afirmó. Pablo Motos apoyó su discurso. “Había de todo... Ahora cuando humorista cuando hace un espectáculo, está más tiempo diciendo de lo que no puede hablar de lo que sí. Aquí trabajan muchos humoristas”. El expolítico señaló que este cambio es una especie de “libertad de expresión recogida” o “censura”.

“Éramos bastante inmaduros como sociedad y ahora lo somos un poco más”

Esta parte de la entrevista suscitó un elenco de críticas contra ambos. El último en arremeter contra las palabras de Motos y Guerra ha sido Andreu Buenafuente, quien fue protagonista del nuevo programa de Mercedes Milá en TVE, No sé de qué me hablas. El catalán se acordó de las quejas del exsocialista y del presentador cuando la presentadora abrió el melón sobre “el humor que fue y el humor que es”. Señaló que esta corriente ha evolucionado porque España ha madurado como sociedad gracias a las nuevas generaciones.

Es que, aunque se empeñen en decirnos que no, somos un país mejor y somos una sociedad mejor, aunque con muchos fallos. Hemos aprendido a base de hostias con las nuevas generaciones que empujan, pero ya no nos reímos de cosas que no se aguantan y no se pueden aguantar. No éramos culpables en ese momento, éramos bastante inmaduros como sociedad y ahora lo somos un poco más. Queda mucho por aprender porque esto es un viaje”.

Normas