Famosos

Bridget Malcolm destapa el calvario que vivió como ángel de Victoria’s Secret

La modelo destapa todo lo que tuvo que soportar al no cumplir con los cánones que exigía la firma. “Me dijeron que tomase cocaína para adelgazar”, cuenta.

Actualizado a

Son muchas las modelos que soñaban con formar parte del selecto grupo de ángeles de la firma Victoria’s Secret. Cada año, la popular marca sorprendía con su esperadísimo desfile donde las prendas eran lucidas por esos ‘ángeles’ que siempre lograban acaparar todos los focos. Sin embargo, este desfile quedó en el pasado en el año 2019 cuando se decidió poner punto final a este tipo de eventos tras las críticas recibidas por la imagen que ofrecían de la mujer y los cánones de belleza irreales que se mostraban. A partir de ese momento, la marca apuesta por modelos con cuerpos más reales y llegando a contar con modelos de tallas grandes y trans. “Necesitábamos dejar de ser lo que quieren los hombres y ser lo que quieren las mujeres”, explica su director ejecutivo.

A pesar de este cambio de rumbo en sus ángeles, son muchas las modelos de la etapa anterior que continúan saliendo a la palestra para destapar el auténtico infierno que sufrieron durante sus contratos. La última en hacerlo es Bridget Malcolm que asegura que fue despedida por “no tener un cuerpo lo suficientemente bueno”. A través de un mensaje en la red social Instagram, la modelo que desfiló con Victoria’s Secret durante 2015 y 2016, cuenta que durante esa época su agente le recomendó que tomase cocaína para perder peso. “Mi agencia me presionaba mucho para adelgazar por lo que desarrollé un trastorno de estrés postraumático”, añade. “Me dijeron que cuando era menor de edad tenía que tener mucho sexo para perder peso. Estaba lidiando con mi identidad de género y desarrollé anorexia y ortorexia, ansiedad y depresión”, continúa relatando.

La modelo explica que en la actualidad se ha recuperado de todos los trastornos del pasado y que su vida es mucho más tranquila y sana, sin depender de los cánones de belleza del momento. “Llevo más de dos años sobria. Llevo cuatro años recuperándome de un trastorno alimenticio. Ahora soy feliz y estoy equilibrada. Soy fuerte y me siento mejor que nunca”, explica con una sonrisa en la cara. Malcolm quiere hacer pública su historia con la intención de que su testimonio ayude a cambiar la industria de la moda y que otras compañeras de profesión no pasen por el mismo calvario que ella.

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?