FAMOSOS

Qué fue de Nicolas Cage: un largo historial de caprichos, excentricidades y polémicas

El actor californiano, ganador de un Oscar, es una de las grandes estrellas de Hollywood, aunque venido a menos en los últimos años por sus problemas económicos.

Actualizado a
Nicolas Cage.

No hay duda de que Nicolas Cage ha logrado crear a lo largo de los años una marca propia, casi un género. Y un entramado de mitos y leyendas que hace imposible discernir hasta qué punto hablamos de la persona o del personaje. Si es que algún día hubo alguna diferencia. El caso es que al hablar del actor norteamericano de 57 años habría que establecer una fecha a modo de antes y después, al menos en lo que a su trayectoria cinematográfica se refiere. En cuanto a la vital, no está muy claro cuándo empezó a soplar el viento en su azotea.

Sin temor a equivocarse, es más que probable que lo mejor del Nicolas Cage intérprete lo hayamos visto ya. Su irrupción en la industria, a comienzos de los ochenta, hacía presagiar que el actor californiano tenía ante sí un brillante futuro, como se encargó de confirmar con papeles como el de Arizona Baby (1987) y sobre todo con su Oscar por Living Las Vegas (1995).

A partir de ahí entró en su etapa más taquillera gracias a títulos como La Roca (1996) y Con Air (1997), que lo encumbraron a lo más alto género de acción en el que, por otro lado, se ha sentido cómodo a lo largo de su carrera independientemente de la calidad de las cintas porque hay de todo. Y no siempre bueno. En cualquier caso, en 2002 tocó con la punta de los dedos su segunda estatuilla por Adaptation, pero Clint Eastwood parió una joya llamada Mystic River (basada en la obra de Dennis Lehane) de la que se benefició Sean Penn.

En la primera década del nuevo siglo Nicolas Cage todavía fue capaz de facturar algún que otro blockbuster, pero ya comenzaba a dar muestras de una personalidad estrafalaria que no podía conducir a nada bueno. Y llegamos a 2009, año de sus problemas con el fisco estadounidense, y que marca un antes y un después en su carrera puesto que a partir de ahí el trabajo se convirtió en la mejor manera de pagar sus deudas, caprichos y desvaríos.

De las más de 100 películas de su filmografía, 40 corresponden a la última década y la mayoría pueden ser catalogadas directamente de serie b. Algo quizá difícil de digerir para alguien que ha trabajado con directores como David Lynch, los Hermanos Coen, Alan Parker, Ridley Scott, Martin Scorsese, Joel Schumacher, Brian de Palma y Oliver Stone.

No obstante, la biografía de Nicolas Cage está salpicada de datos curiosos y excéntricos que pueden ayudar a comprender el universo interior de un personaje plagado de matices y aristas con una personalidad atormentada y obsesiva por momentos.

Nicolas Kim Coppola

Su verdadero nombre es Nicolas Kim Coppola. No es hijo de, pero sí sobrino y primo de. Francis Ford Coppola y la actriz Talia Shire son sus tíos, y Roman Coppola y Sofia Coppola sus primos. No obstante, el actor quiso huir de las posibles críticas de nepotismo y adoptó el nombre de Nicolas Cage, inspirado en parte por el superhéroe de Marvel Comics, Luke Cage. Sin embargo, en su carrera hacia el estrellato tiene mucho que ver su insigne tío, que le dirigió en varias cintas en sus comienzos.

Tiene un Oscar chino y nada de tonto

En 2013 fue elegido Mejor actor global en películas cinematográficas por el jurado de los premios Huading, los Oscar de la industria. Además, se da la genial casualidad de que estuvo cerca de no obtener el único Oscar que figura en su palmarés. Jim Carrey es amigo suyo y en su momento le ofreció acompañarle en Dos tontos muy tontos, pero lo rechazó para centrarse en el rodaje de Leaving Las Vegas.

Casas, coches, islas y fósiles

El problema, bendito dirán algunos, de tener mucho dinero es que puede que llegue ese punto de no saber qué hacer con él y cómo gestionarlo. En el historial de Cage figura la compra compulsiva de propiedades, llegó a tener 15, y coches, solo en 2007 compró 22. También adquirió dos islas privadas en Leaf Cay (Bahamas) y ha invertido una ingente cantidad de dinero en fósiles, una de sus pasiones. Tanto es así que llegó a protagonizar un conflicto internacional con Mongolia por una calavera de tarbosaurio por la que pagó 350.000 euros y que tuvo que devolver. A lo largo de los años ha tenido que deshacerse de muchos caprichos para cuadrar cuentas.

No le busques en las redes sociales

Si alguna vez has intentado dar con un perfil oficial del actor en redes sociales te habrá resultado imposible. No es de extrañar. No quiere saber nada de ellas. "Odio las redes sociales. Soy de otra época. No tengo Twitter, Facebook o Instagram. Quiero mantener el aura misteriosa que pueda tener y no quiero ser parte de ese club. Creo que me está funcionando. ¿Me imaginas después de dos botellas de vino con una cuenta de Twitter? Todo es un tweet ahora. Es decepcionante, especialmente para alguien como yo. Quiero conocer gente, quiero tener una conversación. ¡No me interesa!”, ha asegurado en alguna ocasión.

Una década detrás de una mujer y se casó con otra tras 10 días

A mediados de los ochenta conoció a Patricia Arquette y no paró hasta casarse con ella en 1995, pero la relación no duró ni un año a pesar de que el divorcio se oficializó en 2001. En 2002 se casó con Lisa Marie Presley, la hija de Elvis, a los diez días de conocerla. Ni que decir tiene que la cosa acabó en fiasco poco tiempo después. Alice Kim y Erika Koike fueron su tercer y cuarto fracaso matrimonial respectivamente. En marzo de este año se ha vuelto a casar con Riko Shibata, una japonesa de 26 años. Y tiene dos hijos.

Interés en lo paranormal

A lo largo de su trayectoria, Nicolas Cage también se ha interesado por la vertiente más paranormal y misteriosa de la vida. Entre las muchas propiedades que adquirió en su época más boyante destaca alguna casa ‘encantada’ como la mansión LaLaurie en Nueva Orleans, que está considerada como una de las más célebres y embrujadas del país. El vínculo de Cage con Nueva Orleans también incluye un mausoleo, en forma de pirámide, en el que reposarán sus restos. Su obsesión con lo paranormal también le ha llevado a protagonizar experiencias en lugares como HoiaBaciu, conocido como el triángulo de las Bermudas de Transilvania.

Aceptamos pulpo como animal de compañía

Puede que a mitad de camino entre la leyenda y la realidad, pero lo cierto es que a Nicolas Cage se le atribuye haber tenido como animales de compañía un pulpo, un tiburón, un cocodrilo y varias serpientes. Y lo cierto es, que llegados a este punto, a nadie puede sorprender ya que el actor no prefiera un perro o un gato.

2021: regreso a lo John Wick

Y si te preguntabas qué era del bueno de Nicolas Cage o si le echabas de menos, no tienes de qué preocuparte porque sigue al pie del cañón. Acaba de estrenar un thriller, Prisoners of the Ghostland, a las órdenes del polémico director japonés, Sion Sono, y en julio está previsto el estreno de Pig en el que Cage interpreta a un buscador de trufas que vive solo en los bosques de Oregón y que debe emprender la búsqueda de una cerda, indispensable para su trabajo, cuando es secuestrada. Y cuidado con las mofas porque la cinta llega de la mano de la productora Neon Films. ¿A alguien le suena Parásitos? Pues eso, que puede ser más de lo que aparenta. A John Wick le robaron el coche, mataron a su perro y empezó la fiesta. Cuidado con Nicolas Cage.

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?