MOTO GP

Jorge Lorenzo: "Mi padre fue como una especie de Hitler"

El expiloto se ha sincerado en una entrevista con Fran Rivera en 'Espejo Público' sobre su nueva vida sin competir y también sobre sus inicios.

jorge lorenzo padre hitler sargento entrevista fran rivera espejo publico antena 3 retirada moto gp lesiones cambio fisico

Jorge Lorenzo es uno de los pilotos más destacados que ha dado el motociclismo español aunque desde hace unos años prefiere vivir alejado de la exigencia máxima que requiere el mundial de Moto GP y cualquier competición similar. El que fuera piloto mallorquín vive retirado y muy presente en las redes sociales sin perder de vista su pasión por las motos. En las últimas horas se ha sincerado con Fran Rivera en una entrevista en 'Espejo Público' sobre su nueva vida y de dónde le viene su pasión por las motos.

No lo echa de menos

"Lo llevo bastante bien. Soy más feliz que cuando corría porque soy muy perfeccionista y cuando hago algo lo hago al mil por mil. Estaba todo el día pensando en cómo ser mejor, dándole vueltas al tarro", comenzó reconociendo Jorge Lorenzo sobre los límites a los que llegó su estado mental y lo que motivó su retirada deportiva. Sin embargo, el triple campeón de Moto GP admite que "echo de menos ganar. Siempre he sido muy competitivo desde pequeño. A mí lo que me gustaba era ganar, más que ir en moto".

Precisamente ese gen competitivo ha reconocido que le viene de su padre y su pasión por las motos, lo cual explica su carrera deportiva, aunque sus declaraciones al respecto han sorprendido a sus seguidores en las últimas horas. "Mi padre fue el que me metió en este mundo porque era su pasión. Me construyó una moto con 3 años y mi primera carrera fue con 3 años. Fue como un sargento, como una especie de Hitler. Me enseñó muchos valores como la disciplina o que nada sucede por suerte, sino por trabajo", reconoció.

Su retirada deportiva

Jorge Lorenzo habló también de lo que tiene que tener claro un piloto cuando se enfrenta a una carrera deportiva como la suya: "El deporte en general te exige bastante egoísmo. Tienes que ser egoísta porque el deporte te lleva a eso. Creo que es importante que cuando termina la carrera olvidarse de lo que ha sucedido en ella e incluso llevarte bien con tus rivales". Para él, las lesiones marcaron un antes y un después, y es que "lo peor de ser piloto son las lesiones", admitió antes de relatar su última temporada.

"En 2019, cuando fiché por Honda, empecé lesionado porque me rompí el escafoides durante la pretemporada y luego me rompí la costilla en la primera carrera. No me adapté a la moto porque era una moto muy complicada y no salieron los resultados. Me fui quedándome un año más de contrato con Honda, pero no pude aguantar. Se me vino todo encima. Entre que no me adaptaba y que siempre corría lesionado, dije que después de 18 años de sacrificio había llegado el momento de disfrutar un poco de la vida", explicó sobre su retirada.

Desde su retirada, sus seguidores han comprobado el cambio físico del que fuera piloto y que explicó así: "Los pilotos, como vamos encima de la moto, la moto cuanto más peso lleva encima menos corre. Tienes que encontrar el equilibrio entre tener músculo, estar fuerte y pesar poco. Cuando competía pesaba 52 kilos, ahora peso 70". Sin embargo, a pesar de las exigencias físicas que requiere, le reconoció a Fran Rivera que "ser torero es diez veces más peligroso" y que "si tuviese un hijo haría todo lo posible para que no fuera piloto".