TELEVISIÓN

Isabel Díaz Ayuso: "He pagado un precio altísimo, me han llamado loca y tarada"

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha sido la protagonista en el regreso de ‘Mi casa es la tuya’, el espacio conducido por Bertín Osborne en el que se han sucedido las confesiones.

Isabel Díaz Ayuso, bertín osborne, mi casa es la tuya
Telecinco

Había mucha expectación por ver qué deparaba el encuentro entre Bertín Osborne e Isabel Díaz Ayuso en ‘Mi casa es la tuya’, en el estreno de la nueva temporada del espacio de entrevistas de tono íntimo y personal que normalmente suele dejar jugosos titulares y momentos intensos. Y no defraudó.

La invitada en el retorno del programa barrió en las elecciones de la Comunidad de Madrid, logrando un resultado histórico para el PP madrileño y revalidando así su condición de presidenta autonómica después de unos meses harto complicados por la pandemia y rematados por una campaña a cara de perro.

Así, a lo largo del extenso repaso a su vida personal y profesional, se han sucedido las confidencias y reflexiones de la política, que ha regalado varios titulares y momentos de complicidad junto a Bertín Osborne que, una vez más, ha logrado crear ese ambiente cómodo en el que las confesiones se suceden de manera natural.

“Una madrileña chulapona que apuntaba maneras”. Así la define en el arranque Bertín, que en esta ocasión no ejercía de anfitrión. Ni Ayuso. El insospechado anfitrión ha sido Miguel Ángel Rodríguez, su mano derecha y consejero más fiel.

Infancia y adolescencia

Ayuso arrancaba con un pormenorizado recorrido por su trayectoria vital. “Siempre he vivido en Chamberí. De pequeña me cuestionaba muchas cosas. Era inquieta y creativa. Me gustaba escribir cartas, como una que le envié a Felipe González con 8 años para quejarme por lo que en aquella época me preocupaba. Me contestó y se lo agradezco”, explicaba Ayuso.

La adolescencia me sentó fatal, fue una época en la que no me encontraba y llegué a repetir curso. No me gusta defraudar a la gente, me puse las pilas y saqué muy buenas notas en el instituto hasta llegar a la Universidad. Una época que disfruté mucho. He vivido la vida con mucha intensidad para no arrepentirme cuando pasaba a una nueva etapa de mi vida. De niña siempre he querido ser mayor”, añadía la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso también le relataba a Bertín sus comienzos profesionales, como cuando estuvo trabajando en Ecuador en una productora o en una emisora de radio en Irlanda al poco de licenciarse en periodismo.

La relación con su padre

También se ha emocionado al hablar de su padre ya fallecido, aunque reconoce que no siempre fue fácil su relación. “Era un hombre muy simpático, y generoso, tan crítico consigo mismo que luego no le salía ser de otra manera con los demás. No llegamos a entendernos del todo”, se lamentaba Ayuso, que reconoce ser una persona muy familiar y apegada a su pueblo, Sotillo de la Adrada (Ávila).

Sobre sus convicciones políticas, la presidenta de la Comunidad de Madrid asegura que en su juventud “no me sentía tanto de derechas o de izquierdas: me sentía libre”. “Aunque es cierto que empezaba a comulgar con el liberalismo y la cultura del esfuerzo”, añadía Ayuso, quien agradece la confianza que Pablo Casado depositó en ella en su momento. “Somos como hermanos. Llevamos 17 años juntos ya”, confesaba.

Carrera política y desprestigio

En relación a su carrera política, Isabel Díaz Ayuso le reconocía a Bertín Osborne que se ha sentido siempre maltratada. “Es como la historia que se contó con lo de las redes sociales y el perro de Esperanza Aguirre. Es una chorrada. Esoy especializada en comunicación política. En las elecciones del 2011 propuse que se creara un perfil cómico de su perro como sucedía en EEUU. Lo hicimos y lo gestionó otra persona. Pero luego solo se quedaron con que había gestionado las redes del perro de Aguirre y de ahí a presidenta. Siempre se han recortado mis méritos y simplificado mucho mi trayectoria”, se quejaba.

Lo que unido al hecho de las “campañas de desprestigio personal” que denuncia ha supuesto que pague “un precio altísimo en mi vida personal”. “Se han ensañado con mi familia y con mi padre especialmente. Me han atacado e incluso han perseguido a familiares. Han cuestionado todo lo que he hecho o he dicho. No paraba de leer barbaridades. Me llamaban loca, tarada. Me montaron una campaña de desprestigio. Cuando mi madre lo llevaba peor, la llevaba a dar una vuelta por la calle para que viera que la realidad era otra y que la gente me daba cariño. Hubo momentos en los que no veía la luz. Pero mi caso debe ser un ejemplo para los demás de resistencia y superación”, indicaba.

Sobre sus parejas y el deseo de ser madre

En cuanto a su vida personal, la presidenta de la Comunidad de Madrid, reconoce que siempre ha estado “muy involucrada en el trabajo”. “Las parejas que han estado conmigo nunca se aburren. No he tenido dos días iguales en mi vida”, aseguraba al tiempo que recordaba el reciente episodio en el que fue cazada en Ibiza con Alberto González, un madrileño de 43 años, técnico sanitario, con raíces andaluzas, divorciado y con tres hijos.

He estado tres años sin vacaciones y para un día que me voy había hasta drones. No tengo un perfil de hombre determinado. Me gusta la gente que te hace sentir bien, no los que te agotan la energía”, confesaba Ayuso, que explica que se ha planteado tener hijos, “pero por distintas circunstancias no he tenido ocasión”.

Pero Isabel Díaz Ayuso no sería ella misma si no lanzara alguna de sus, en ocasiones, polémicas sentencias. “Tengo grandes hits”, asegura. Como cuando indica que para ella no todas las personas son iguales o que Vox no es la ultraderecha. En cualquier caso, a pesar de algún que otro ramalazo excesivamente político, aunque inevitable por otro lado, el espacio de Bertín Osborne ha servido para conocer más de cerca a la persona y alejarse del personaje. Que no es lo mismo.