GENTE

Amparo Muñoz, la española que reinó en Miss Universo y abandonó su corona

La modelo malagueña fue la primera mujer de nuestro país en lograr ser Miss Universo, título del que renegó. Su vida acabó siendo una montaña rusa.

Amparo Muñoz, la española que reinó en Miss Universo y abandonó su corona

En 1974, la modelo y actriz malagueña Amparo Muñoz conquistó el certamen de belleza Miss Universo, convirtiéndose en la primera mujer española en hacerse con el título. Un año antes, la joven ya había sido coronada Miss España, y previamente, Miss Costa del Sol. De orígenes humildes, Muñoz veía sus horizontes abrirse, pero el precio de la fama pronto comenzó a hacer mella en ella.

Y es que, solo seis meses depués de recibir la corona de Miss Universo, la modelo renunció públicamente a ella en un movimiento inédito que le brindó más quebraderos de cabeza que alivio. La presión mediática y las exigencias de la organización, a la que estaba atada por contrato durante un año, la habían puesto al borde del precipicio. Tras sufrir varios desmayos en público, ser diagnosticada con depresión nerviosa, y harta de la manipulación de su imagen y de los eventos en los que se explotaba su figura, Muñoz decidió alejarse para siempre del mundo del modelaje y los concursos de belleza.

De vuelta en España tras su periplo por el mundo, la joven puso su mirada en el cine. Se introdujo en el sector en plena época del destape, trabajando con cineastas como Vicente Aranda, Carlos Saura y Eloy de la Iglesia. En el film 'La otra alcoba', de sexualidad explícita, conoció al que se acabaría convirtiendo en su marido, Patxi Andión. El matrimonio fue turbulento y no llegó al año y medio. La convivencia entre ambos era imposible y Muñoz sufrió un aborto espontáneo. Tiempo después, calificaría su relación de "calvario" debido a los celos del cantautor y a los maltratos psicológicos a los que la sometió cuando estuvieron juntos.

Posteriormente, mantuvo un amorío con Elías Querejeta, con quién siguió manteniendo una fuerte amistad cuando su romance acabó (él tenía mujer e hija y no quiso divorciarse para casarse con la modelo). A principios de los 80 conoció en México al traficante Flavio Labarca, con quién se desposó en Bali y que fue el hombre que la introdujo en el mundo de la heroína.

Amparo Muñoz en la película 'Sensualidad' (1975), de Germán Lorente.

Su adicción a las drogas comenzó a enturbiar su vida laboral y personal: tuvo problemas en los rodajes y en 1987 en España fue detenida dentro de la llamada 'Operación Primavera', una redada en un supermercado de la droga en Barcelona. Dos años más tarde, un grupo de hombres le propinó una paliza en un ajuste de cuentas. En paralelo, comenzaron a circular rumores que aseguraban que se prostituía y que estaba enferma de SIDA y al borde de la muerte. Tuvo que desmentir estas informaciones en el programa televisivo 'La máquina de la verdad'.

El brutal deterioro de su imagen pública provocó que no pudiera volver a trabajar en ocho años. Se vio obligada a vender algunas de sus propiedades, cayó en la cocaína junto a su pareja de aquel entonces, Víctor Rubio, (al que mantuvo económicamente), y no levantó cabeza hasta que Elías Querejeta acudió a su rescate, consiguiéndole un papel en la primera película de Fernando León de Aranoa, 'Familia', que se estrenó en 1996.

Amparo Muñoz en 2005.

Durante los 90 se aficionó al budismo y logró enderezar su vida. Pero en el año 2005, las desgracias volvieron a caer sobre ella: en 2003 le fue diagnosticado un tumor cerebral, y tras operarse en Valencia, y recibir quimioterapia un tiempo, sufrió dos aneurismas que le paralizaron parte del cuerpo. Falleció en su tierra natal, Málaga, a los 56 años de edad, el 27 de febrero de 2011.

En 2005 se publicó su autobiografía, en la que Muñoz desvelaba algunos de sus affaires. Entre ellos, los vividos con el actor Máximo Valverde, al que siempre consideró su primer gran amor, con el cantante Antonio Flores, con el actor José Coronado, e incluso, con un político de la Transición del cual no quiso dar el nombre.