MÚSICA

La "repugnante" decisión del Rock&Roll Hall of Fame con Iron Maiden

La mítica institución anuncia a los miembros que engrosarán sus filas este año y se olvida de la legendaria banda británica de heavy metal, una de las preferidas por la votación popular.

Iron Maiden, Rock&Roll hall of fame, música
Iron Maiden

La ceremonia de ingreso de los nuevos miembros del Rock&Roll Hall of Fame se celebrará el próximo 30 de octubre en el Rocket Mortgage FieldHouse en Cleveland (Ohio), y en ella no estará la legendaria banda de heavy metal Iron Maiden. Una decisión que ha levantado ampollas entre los fans del género que habían ubicado al grupo británico, liderado por Bruce Dickinson y Steve Harris, en las posiciones de honor de la votación popular.

Pero los votos de los fans se han diluido cual azucarillo cuando han entrado en escena las opiniones de cerca de mil doscientos artistas, historiadores y miembros de la industria de la música que han decantado la balanza en favor de otros candidatos. En concreto, este año Foo Fighers, Tina Turner, The Go-Go’s, Jay-Z, Carole King y Todd Rundgren han sido los elegidos en la categoría principal.

Para ser candidatos, los artistas deben haber lanzado su primer disco 25 años antes de optar a ser elegido y se tienen en cuenta factores como la influencia musical de un artista sobre otros artistas, la duración y profundidad de la carrera, la innovación y la superioridad en estilo y técnica”, asegura la institución, que como su nombre indica y recoge su idiosincrasia, el rock&roll es el eje de todo.

Y si había una banda que cumplía todos los requisitos para pasar a formar parte del Rock&Roll Hall of Fame esa era Iron Maiden, camino de cumplir 50 años y referencia absoluta de un género que es lo que es en parte gracias a su influencia. “Iron Maiden contribuyó a crear un género musical”, asegura Paul Stanley de Kiss, cuya banda ingresó en 2014. “El Rock&Roll Hall of Fame es una farsa al no incluir a los Maiden. ¡Repugnante!”, compartía otra leyenda como Gene Simmons, compañero de Stanley en Kiss, al conocer la decisión final.

La organización se justifica

Quizá por la aparente injusticia de la decisión, John Sykes, presidente de Rock&Roll Hall of Fame Foundation, se apresuraba a justificar la decisión. "Esta es nuestra elección más diversa en la historia la institución. Realmente representa el compromiso continuo del Salón de honrar a los artistas que han creado no solo el rock and roll, sino el sonido de la cultura juvenil", aseguraba.

Quizá así se entiende por qué el rapero Jay-Z, que tenía 6 años cuando Iron Maiden comenzaba a dar sus primeros conciertos, ha superado a ojos de los expertos los méritos de la banda británica, que ha vendido más de 100 millones de discos en todo el mundo y es una de las formaciones más incombustibles del planeta.

“Sin Iron Maiden, pero con Jay-Z: tiene mucho sentido”, es alguna de las reflexiones que se pueden leer estos días en las redes sociales y que resume a la perfección el sentir general. Y no, la música no es una competición y no se debe menospreciar a ningún artista o estilo, pero cuando la justicia brilla por su ausencia, el ruido es inevitable.