PRÍNCIPE HARRY

El príncipe Harry y su vida en Inglaterra, una mezcla entre 'el show de Truman' y un zoológico

El duque de Sussex ha vuelto a hablar de lo feliz que es en Estados Unidos junto a Meghan y Archie y ha vuelto a dejar un duro comentario sobre su estancia en Buckingham.

El príncipe Harry y su vida en Inglaterra, una mezcla entre 'el show de Truman' y un zoológico
Reuters Reuters

Tras la famosa entrevista de Meghan Markle y Enrique de Inglaterra con Oprah Winfrey, el príncipe Harry no ha parado de aparecer por programas televisivos estadunidenses para contar cómo está siendo su vida en Los Ángeles y para hablar de su familia británica. Está claro que a Harry le ha venido muy bien el cambio pues ahora puede hablar sin tapujos y disfrutar al máximo de su familia. La última vez que lo vimos junto a la realeza de Inglaterra fue en el funeral de su abuelo, el duque de Edimburgo, que falleció el pasado 9 de abril.

Ese día pudimos notar cómo se palpaba la tensión en el ambiente entre los hermanos Harry y Guillermo de Cambridge, aunque su conversación privada solo ellos la sabrán. Tras su viaje a Inglaterra, el duque de Sussex volvió a Estados Unidos con su mujer y su hijo Archie para disfrutar de las últimas semanas de embarazo de la actriz, que espera a una niña.

"Estar en California me permite levantar la cabeza"

Este jueves, el príncipe Harry concedió una entrevista al actor Dax Shepard, presentador del podcast ‘Armchair Expert’. Sus declaraciones han sido recogidas hoy por la cadena CNN y, entre otros temas, ha contado cómo fue tener que llevar en secreto sus inicios con la que hoy es su mujer y también cómo se sintió cuando se convirtió en el foco de atención de los medios de comunicación en Inglaterra.

Haber trasladado mi residencia desde el Reino Unido a California me permite levantar la cabeza y sentirme realmente diferente. Puedo caminar sintiéndome un poco más libre. Puedo llevar a Archie en la parte trasera de mi bicicleta... Nunca habría tenido la oportunidad de hacer eso en el Reino Unido”, explica Harry.

Muy presente lo que la presión mediática le hizo a su madre

“Sentí mucho cómo me volví loco a los veinte años, cuando se me veía frecuentemente en fiestas, mientras luchaba con las responsabilidades de ser miembro de la familia real británica. ‘No quiero este trabajo, no quiero estar aquí, no quiero estar haciendo esto, mira lo que le hizo a mi madre’”, cuenta Enrique de Inglaterra sobre sus pensamientos durante aquella época.

Siendo consciente de lo que la presión de ser un miembro de la familia real británica le hizo a su madre, Harry relata: "¿Cómo iba a asentarme y a tener una esposa y una familia sabiendo que la historia volvería a repetirse? He visto cómo es ese modelo de negocio, cómo funcionan las cosas allí, y simplemente no quiero formar parte de ese mundo”, añadía Harry.

El continúo acoso por ser miembro de la familia real

Los medios de comunicación en el Reino Unido, el acoso mediático y la presión de fueron resumidos por Harry de la siguiente forma: ”Es una mezcla entre 'el show de Truman' y estar en un zoológico”.

"La primera vez que Meghan y yo nos reunimos para que ella viniera y se quedara conmigo, nos encontramos en un supermercado en Londres fingiendo que no nos conocíamos. Yo llevaba una gorra de béisbol bajada sobre mis ojos para evitar ser reconocido, pero la gente no paraba de mirarme raro y algunos incluso se acercaban a mí para decirme hola”, concluyó el duque de Sussex para ‘Armchair Expert’.