TURISMO

Los mejores pueblos de Navarra para disfrutar en primavera

De la mano de Condé Nast Traveler descubrimos los mejores rincones de la comunidad Navarra para pasar la primavera. El municipio de Santesteban lidera el ranking.

Los mejores pueblos de Navarra para disfrutar en primavera
Turismo en Navarra Turismo en Navarra

El buen tiempo va llegando y las ganas de viajar aumentan con momentos. Hay a quienes les gusta adentrarse en el mundo rural y su naturaleza antes que pasar el día tomando el sol en una playa masificada de gente. Hoy, de la mano de Condé Nast Traveler, repasaremos cuáles son los mejores pueblos de la zona de Navarra para pasar unos días de desconexión y ‘relax’ rodeado de naturaleza antes de que llegue el verano.

Santesteban

Este pueblo de la comarca del Alto Bidasoa también se conoce como Doneztebe en euskera. Aunque ahora es un lugar tranquilo en el norte de España, en la Edad Media fue una zona muy importante para los mercaderes. En él podemos disfrutar del río Ezkurra que fluye por lo que se conoce como el Camino del Agua, una ruta de 8 kilómetros que empieza en Santesteban y llega hasta Zubieta.

Zugarramurdi

En este municipio navarro destaca la Ruta de las Cuevas, un sendero de 7 kilómetros rodeado de naturaleza que une las cuevas que han sido horadadas en la roca por la fuerza del agua. La cueva de Zugarramurdi es digna de ver si visitas este pueblo del norte que muchos conocemos por la película ‘Las brujas de Zugarramurdi’ de Álex de la Iglesia.

Roncesvalles

Este municipio navarro fue consagrado como una de las primera etapas del Camino de Santiago por su ubicación. En el podemos visitar la Colegiata de Santa María de Roncesvalles que está considerada como el mejor templo gótico francés de la región. En Roncesvalles también podemos disfrutar de la belleza que deja el deshielo del Pirineo en el puerto de Ibañeta, un paisaje realmente impresionante.

Lesaka

Es conocido como ‘la pequeña Venecia’ por sus más de 20 puentes. Por debajo de ellos pasa el río Onin dejando una imagen al más puro estilo veneciano. En este municipio navarro hoy se puede disfrutar de casas señoriales en cuyas esquinas aparecen unas efigies que, según dicen, ahuyentan el mal de ojo. En sus alrededores también podemos disfrutar de la naturaleza y hasta podemos encontrar unos dólmenes que se encuentran ubicados en la estación megalítica de Agiña.

Olite

Consagrada como villa medieval, en sus fronteras nos topamos con el Castillo de Olite, una de las joyas medievales más espectaculares de nuestro país. A partir del siglo XIV, en la época de Carlos III, los monarcas fijaron una de las sedes de la Corte en esta fortaleza. En él, hay numerosas estancias y rincones del palacio que dejan a los visitantes con la boca abierta, entre ellas, la Cámara de los Yesos o Sala Mudéjar, la Sala del Rey y la capilla de San Jorge. En los alrededores de este municipio también podemos disfrutar de la Laguna de Pitillas, un auténtico resort para las aves migratorias.

Etxauri

Este pueblo es uno de los más tranquilos de Navarra, por lo que es el sitio ideal para una perfecta desconexión. Desde el Mirador de Etxauri se puede disfrutar de una de las panorámicas más bonitas de Navarra con el Pirineo de fondo. Está situado muy cerca del Señorío medieval de Otazu donde se puede disfrutar de historia y vino en mitad de la naturaleza.

Cascante

En el podemos disfrutar de una basílica del siglo XVII conectada a través de una pasarela barroca de 39 arcos, una obra realmente impresionante. Está situado entre la sierra del Moncayo y el Parque Natural de las Bardenas Reales, desde donde podemos descubrir Cascante. La Reserva de la Biosfera de las Bardenas Reales se trata de un paraje semidesértico en el que sorprenden increíbles formaciones de arcilla, yesos y areniscas. Dentro de esta reserva natural encontramos lugares como la Bardena Blanca, Castildetierra y los Blanquizales de Pisquera.

Puente la Reina

Este municipio lleva el nombre de Puente la Reina por el puente románico que en el se encuentra. Allí también nos encontramos con la Iglesia templaria del Crucifijo con forma de ‘Y’. También es uno de los lugares más importantes en el Camino de Santiago. Sin duda, es un pueblo medieval lleno de historia en el aún a día de hoy se pueden seguir encontrando bajo tierra restos de fuertes militares de las Guerras Carlistas.

Tudela

Es la segunda ciudad más importante de Navarra. Tiene más de 20 iglesias repartidas por su territorio, uno de los grandes atractivos turísticos de la ciudad. Además, en ella también se puede disfrutar de increíbles palacios y bodegas ecológicas.

Estella

Es una villa medieval navarra que ofrece múltiples escapadas a la naturaleza como pasar el día en el Nacedero del Urederra, a unos pocos kilómetros de distancia, en el Parque Natural de Urbasa. Allí podremos disfruta de una cascada de 100 metros de altura y de increíbles pozas de agua de color azul turquesa.