REDES SOCIALES

Jesús Castro presume de abdominales y disciplina

El actor ha subido una foto a las redes donde ha demostrado que el esfuerzo diario es una de las mejores formas para tener un cuerpo de 10.

Jesús Castro presume de abdominales y disciplina
@jsuscastroactor Instagram

El ejercicio físico es la forma más importante para estar en forma, a parte de seguir una alimentación saludable. Hoy en día, con las redes sociales, son muchas las personas que se han animado a hacer deporte y a mostrar sus resultados a través de la pantalla. Muchas de ellas han conseguido beneficiarse de ello y captar a otros individuos para que sigan sus entrenamientos y sus dietas y así ellos ganar seguidores. Otros, sin embargo, lo hacen por gusto.

Por gusto precisamente lo hace el actor gaditano Jesús Castro, que este martes sorprendió a sus ‘followers’ con un explosivo posado sin camiseta en un cuarto de baño: “Todos odian la palabra DISCIPLINA, pero anhelan los resultados que proporciona. Seguimos y seguiremos trabajando duro”, ha escrito el actor gaditano en Instagram.

Trabajo duro

En la publicación del ahora pareja de Alba Casillas, prima de Iker Casillas, observamos cómo se le marcan los abdominales al actor que ha estado trabajando durante seis meses para recuperar su mejor estado de forma. De ahí que mencione la palabra “disciplina”.

Hace unas semanas ya compartió en Instagram los primeros resultados de su esfuerzo: “De una foto a otra hay unos seis meses de trabajo. Por temas personales me deje bastante, hasta el punto de llegar a mi peor forma física. Aún mi objetivo no está cumplido ni mucho menos, pero lo que está claro que la constancia y el trabajo SIEMPRE dan frutos. Estar bien personalmente hace que todo lo demás sea más fácil. Los envidiosos dirán que es la cámara del móvil”, publicaba entonces el gaditano.

Unos días después de estas fotos, Jesús Castro, en el centro de la polémica por sus críticas hacia ‘MasterChef Celebrity’, ha querido mostrar cómo su cuerpo ha cambiado aún más desde la última vez que lo enseñó. Y la verdad es que el cambio ¡es brutal!