LA ENTREVISTA EN AS

"Todos los flamencos que conozco son del Real Madrid"

De Israel Fernández se dice que estamos ante el nuevo Camarón de la Isla, pero este joven cantaor sólo se considera el penúltimo eslabón de una tradición a mimar. Del maestro gaditano, de Sergio Ramos, de su Madrid y del arte gitano en el fútbol... Mucho de lo que hablar en AS.

 El arte y la inspiración, sea el deporte o la música, se tiene o se tiene. Y a Israel Fernández (Corral de Almaguer, Toledo, 32 años) es que le desborda, desde el tacón cubano a la melena salvaje, pero sobre todo cuando se arranca a cantar. Le llaman la gran realidad del flamenco, el nuevo Camarón, el heredero de la vieja escuela. El Isra, le llaman sus cercanos. Un tipo que gusta del fútbol y del Real Madrid, de hacer las cosas a su modo, sentidas y casi en analógico. Como las decenas de cintas que lleva en su Mercedes de los años noventa, reivindicando a la Niña de los Peines y también, en la esfera balompédica, a Sergio Ramos.

La cita con AS es en la castiza Casa Macareno, en el barrio madrileño de Malasaña, y lo que sigue es el resultado de media hora de conversación a veces introspectiva, otras ensoñadora, siempre clarividente, de un artista que se siente y se percibe en estado de gracia.

A Camarón lo lleva en la herencia y en la piel. Bien pegado casi a la nuez, en un colgante de plata con la media luna característica del maestro gaditano. "Cuando me pierdo, musicalmente hablando siempre me encuentro en él, es mi río, mi fuente de inspiración. Está en mi corazón", asegura muy pronto. "Es un halago que me puedan comparar con él, pero Camarón sólo hay uno". Cantaor y guitarrista, el tándem que se fusiona sobre las tablas. También fuera. A Israel le pone su dominio de las seis cuerdas Diego del Morao, de pura dinastía jerezana. Para su tío-abuelo Manuel bailó en varias ocasiones Dieguito el de la Margara, el único caso de bailaor flamenco y futbolista profesional (en el Cádiz, Xerez...) que se conoce. Diego tampoco deja solo ahora a Israel y se une a la conversación, chándal del Real Madrid en ristre. "Los guitarristas de Jerez asumimos muy bien acompañar al cante, lo adoramos, y el triunfo de Israel, es el mío también. Lo decía Paco de Lucía, que somos unos neuróticos, pero no nos queda otra, son muchas horas a solas con la guitarra. Y aunque no la tengas en las manos, la tienes en la cabeza"

"Es un halago que comparen con él, pero Camarón sólo hay uno. Cuando me pierdo musicalmente es mi río, mi fuente de inspiración, está en mi corazón""

Israel Fernández, en AS

Para Israel la tradición es casi palabra sacrosanta y en cierto modo, su misión como penúltimo eslabón de una cadena que sigue siendo resistente. "¿Morir el flamenco? La música nunca va a morir", sentencia, firme. "Hay que mirar atrás, porque nos han dejado una bendición. Es algo que nos han dejado en herencia, hay que cuidarlo, mimarlo, no hay que estropearlo. Así es como se mantiene la llama". Corral de Almaguer, su pueblo, puede no ser un centro neurálgico del flamenco, pero Israel sabe dónde encontrarlos. Hace unas semanas dio un concierto en las 3.000 de Sevilla, rodeado de niños, como los que cantan en su último videoclip, 'Inocencia'. "Los niños son el motor de la alegría, hay que despertar el niño que tenemos dentro, es el que da tu verdad. Yo sabía que allí son todos artistas, todos cantan, una maravilla".

Del Madrid y de Ramos

Paco de Lucía era muy del Real Madrid, como lo es Tomatito y como lo fue a su manera el propio Camarón, según cuenta la tradición oral viva de los que hicieron vida y carretera con él. Israel también sigue esa tradición. "Todos los flamencos que conozco son del Madrid, será por ese dicho de que en Madrid se hacen los toreros y los artistas", explica. Diego, entre risas, le toma la muleta. "Bastantes fatigas pasamos como para encima perder partidos, ¡tenemos que ser del mejor!".

La charla deriva hacia esos arcanos que tiene el fútbol que, como el flamenco, tocan la sensibilidad del pueblo. Un arte propio. "Hay una simbiosis clara entre el fútbol y el flamenco, hay futbolistas que decimos que son gitanos a la hora de jugar y lo decimos porque somos gitanos", analiza Diego. "El gitano cuando está inmerso en cualquier disciplina, sea la que sea, tiene un arte especial, Maradona era gitano jugando, Mágico González era gitano jugando, Zidane también...".

"Hay futbolistas que decimos que son gitanos a la hora de jugar, el gitano tiene un arte especial, Maradona era gitano jugando, 'Mágico', Zidane... también"

Diego del Morao, guitarrista, en AS

Como en el balompié, el panteón supremo cada vez recibe más maestros. De Di Stéfano, Cruyff y Maradona a Camarón, Paco de Lucía y Morente. "Cada uno ponemos nuestro granito y entre todos cantamos gol, pero sus asientos, si esto fuera un estadio, serían irremplazables, nadie se puede poner ahí". Pero siguen quedando leyendas. Le proponemos un pequeño juego, intentar adivinar un audio y qué gran artista es el que canta una canción muy futbolera. Apenas suenan sólo dos segundos de la poderosa voz de José Mercé entonando el 'Hala Madrid' antes de que salten, Israel y Diego, casi a la par. "¡Hombre, el maestro Mercé! ¡Por Dios!". A Diego no le queda más remedio. "Imagínate, he granado cuatro o cinco discos con él y he girado con él, imposible equivocarme". "Ese (Mercé) sí que es madridista, siempre le digo 'tito, qué va a pasar con Mbappé, con Haaland, ¿vienen o qué?' porque está muy buen informado, pero me dice que el estadio, que hay que echarle cuentas al nuevo estadio. Pero yo a ese futbolista, Fernando Estadio, no lo conozco".

Israel Fernández y el guitarrista Diego del Morao, en la entrevista con AS.

Admirado por artistas como C.Tangana, colabora con el popular productor El Guincho y Sergio Ramos comparte sus videos por las redes. Hablando del camero. "Es muy flamenco, nos conocemos, sí", comenta Israel y, otra vez más, Diego culmina. "Se lo digo mucho a Sergio, 'tío te tienes que quedar, como te vayas esto se va a pique, eres el Madrid'".

"Siempre le digo a José Mercé, 'tito, ¿traemos a Mbappé y Haaland o qué?' y me responde que hay que echar cuentas al nuevo estadio"

Diego del Morao, en AS

Cintas de casette hasta en el maletero

Pasan los minutos y no hay síntomas de ostentación, propio de las estrellas. Ni en la persona ni en el discurso. "Yo lo vivo todo con naturalidad. A mi me gustan esos coches que aún usan las cintas de casette, le doy atrás, adelante... a 3 euros me las vendían y me compre doscientas", confiesa Israel entre risas. "Si me para la policía y me pide los papeles, al abrir la guantera seguramente le daré una una cinta. Las llevo hasta en el maletero, tengo el coche infestado (ríe)". Diego también tiene ese punto a crepitar de grabaciones viejas. "Me encanta el rock, hace muy buenas migas con el flamenco, ahí tenemos a Raimundo Amador, con el que he tocado, también me van Led Zeppelin, Black Sabath... Recuerdo cuando le puse al principio a mi pareja 'Inmigrant Song' y me miró como diciendo qué le pasará a este...".

Llega el momento de despedirse y la gran pregunta futbolística aún no se ha lanzado. ¿Esta Liga, para quién? "Para el Madrid, qué pregunta es esa", saltan con guasa. "Está Benzema, mi Sergio...", dice Diego, "estamos muy fuertes intercala Israel antes del último acorde verbal de su guitarrista. "Quién nos va a ganar, esto está asegurao". Palabra de flamencos.