DESTINOS

Las 5 cascadas y cataratas más espectaculares del mundo

Pocos fenómenos de la naturaleza resultan tan atrayentes como las cascadas y cataratas, accidentes geográficos que ofrecen algunas de las estampas más impresionantes.

cascadas, cataratas, turismo, viajes
as.com

Las cascadas, llamadas también cataratas cuando arrastran un gran volumen de agua, se generan por la erosión de las rocas por donde discurre la corriente –normalmente en el cauce alto de un río–, pero también pueden tener su origen en glaciares, terremotos, volcanes o por un fuerte corrimiento de tierras.

Pocos fenómenos de la naturaleza resultan tan atrayentes como estos accidentes geográficos que ofrecen algunas de las estampas más impresionantes de la naturaleza. No existe un sistema universal para su clasificación por lo que habitualmente se recurre a parámetros su altura, su ancho o su caudal, así como por la forma que adoptan al abrirse paso.

De todas las cascadas del mundo, quizá las más populares sean las cataratas del Niágara, situadas entre EEUU y Canadá, por una escena mítica en Superman II (1980) aunque son muchos los ejemplos a lo largo y ancho del globo terráqueo que, sin ser tan conocidas, sí que pueden competir en grandeza.

SALTO ÁNGEL (VENEZUELA)

No es ni mucho menos la más caudalosa, pero sí es la cascada más alta del mundo. El Salto Ángel, bautizada así en honor del aviador norteamericano Jimmie Angel, que fue el primero que la sobrevoló en 1937, tiene 979 m de caída –807 son de caída libre– y está situada en el Parque Nacional Canaima, en Venezuela. También es conocida por Kerepakupai Merú, en pemón, que significa "salto al lugar más profundo". No es para menos.

Salto Ángel, en Venezuela.

IGUAZÚ (BRASIL Y ARGENTINA)

No puede compararse en altura con la cascada venezolana, pero aquí ya hablamos de catarata propiamente dicha ya que está formada por más de 250 saltos de agua, la mayoría de los cuales se hallan en el lado argentino. Sin embargo, la caída de mayor altura, con 80 metros, es la del Diablo en territorio brasileño. Existe un circuito de pasarelas que permite aproximarse hasta tener la sensación de estar prácticamente tocando el agua.

Cataratas de Iguazú.

CATARATAS VICTORIA (ZIMBABUE Y ZAMBIA)

Otro espectáculo atronador. Formadas por el río Zambeze y descubiertas en 1855 por el célebre David Livingstone, están integradas en dos parques nacionales, el Parque Nacional de las Cataratas Victoria (Zimbabwe)y el Mosi-oa-Tunya (Zambia). Un desnivel de 130 metros y casi dos kilómetros de extensión convierten estas cataratas en uno de los parajes más impresionantes que pueden contemplar los ojos.

Cataratas Victoria.

CATARATAS DEL NIÁGARA (CANADÁ Y ESTADOS UNIDOS)

Forman una frontera natural entre Canadá y EEUU. Con una caída de 52 metros, su espectacularidad reside en la amplitud de su frente. Niágara significa “trueno de agua” en lengua iroquesa y son famosas, como comentábamos, por una famosa escena de Superman II (1980). Si se desea, el Maid of the Mist, una embarcación turistica permite asistir a pocos metros a un verdadero espectáculo para los sentidos.

Cataratas del Niágara.

SKOGAFOSS (ISLANDIA)

Quizá sea menos conocida que las anteriores, pero el hecho de estar ubicada en la volcánica Islandia, que ofrece alguno de los paisajes más conmovedores de todo el planeta, es ya de por sí un elemento diferencial. Además, Skogafoss, que tiene una caída de 60 metros y 125 de anchura, se encuentra al sur del país y es una de las muchas y maravillosas cascadas, como la de Seljalandsfoss o Svartifoss, con las que el visitante se puede topar.

Skogafoss, en Islandia.