ESTADOS UNIDOS

Matthew McConaughey revela que su madre enseñaba a sus fans dónde perdió la virginidad

El actor norteamericano ha concedido una entrevista al 'Corriere della Sera' donde habla de los abusos de su padre y de cómo la fama se le subió a la cabeza a su madre.

Actualizado a

El actor Matthew McConaughey lleva un tiempo abriéndose como nunca lo había hecho con los seguidores y fans que acumula en todo el mundo y lo está haciendo a través de sus memorias. En ellas, ha revelado experiencias inesperadas y muy traumáticas como los abusos sexuales que sufrió por parte de un hombre cuando tenía 18 años y también cómo afectó a su madre el hecho de que le llegase la fama.

Su madre vendía su privacidad

En las últimas horas, el intérprete ha concedido una entrevista al 'Corriere della Sera' en la que ha hablado sobre todos estos detalles y revelado alguna anécdota más que se desconocía y que ha sorprendido a sus seguidores: "Yo no podía soportar a los fans y la televisión, y ella un día dijo: 'Claro, enciende la cámara, te mostraré dónde perdió mi hijo la virginidad'. Y si llevaba a alguien a casa, sacaba una fotografía y la enviaba a los periódicos. Me di cuenta de que tenía que proteger mi vida", reveló.

Con esta sorprendente revelación, Matthew McConaughey ha ofrecido a sus seguidores una idea de cómo lidió con la fama desde muy joven y cómo la ausencia de privacidad incluso en su propia casa le marcó para siempre, hasta el punto de afectar inevitablemente en su relación con su madre: "Sólo hablábamos por teléfono los domingos", reconoció sobre los ochos años que decidió mantenerse distanciado de su progenitora.

La forma de educarle de su padre

En cuanto a su padre, en más de una ocasión el actor ha explicado que su relación con él siempre estuvo marcada por su educación, la cual hoy no juzga: "No juzgo a mi padre, de hecho aplaudo la forma con la que me crió. A su manera, era la forma con la que supo transmitir ciertos valores a sus hijos", expresó sobre los daños físicos que le reparó su padre cuando era un adolescente, y que también pasó a recordar en esta entrevista.

"Recuerdo el dolor en mis manos. No, no era el dolor exactamente. Era la máscara de dolor que tenía en el rostro mientras él se preguntaba si había fallado como padre al criar a un niño que acababa de mentirle. Él me preguntaba constantemente si había robado la pizza o no. Era la angustia en su mirada: '¿Qué debo hacer ahora?'. Me duele, pero no les azotes. No uso sus métodos, pero enseño los mismos valores: no mientas, no creas a quien no puede hacer nada, acepta tener problemas y no odies", reconoció.

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?