EEUU

El recital de bromas de Obama en su reunión con Shaq y Charles Barkley

El expresidente de los Estados Unidos mantuvo un encuentro virtual con las dos leyendas de la NBA en la que volvió a hacer gala de su sentido del humor.

El recital de bromas de Obama en su reunión con Shaq y Charles Barkley

El expresidente Barack Obama se las arregló durante su doble mandato en la Casa Blanca para acuñar una imagen muy carismática de su persona, más allá de la dimensión política en sí misma. Y el sentido del humor ha sido siempre una de sus principales herramientas para preservar esto de cara al público.

Y ahora, el expolítico ha vuelto a demostrar que su vena más bromista continúa bombeando sin descanso. Obama se reunió ayer a través de videollamada con dos de las más grandes leyendas de la NBA, Shaquille O'Neal y Charles Barkley. El propósito de este encuentro a tres bandas, organizado dentro del especial de la NBC ATTN:'s 'Roll Up Your Sleeves', era concienciar acerca de la importancia de la vacunación contra la Covid y despejar algunas de las ideas falsas, mitos y malentendidos sobre el proceso.

Pero antes de ponerse manos a la obra con la tarea informativa, Obama y las dos exestrellas del básquet protagonizaron un divertido cruce de saludos y comentarios informales que terminó convirtiéndose en un auténtico recital de 'pullas' bien intencionadas. Y la verdad es que el expresidente no se cortó la hora de dar un buen 'repaso' a sus dos compañeros de tertulia, a base de aludir, entre otras cosas, al frenético ritmo de negocios de Shaq o la afición al juego de Barkley.

"¿Hay algo que Shaq no esté vendiendo ahora mismo?", preguntó con ironía Obama, antes de añadir que el expívot de los Lakers "posee la mitad de lo que vende, también". "No tengo tanto dinero como el gran Charles Barkley, pero no estoy mal", respondió Shaq entre risas. Obama aprovechó  entonces para acometer su siguiente embestida: "Eso es porque no vas a Las Vegas tanto como él". Shaq, muy divertido, recogió el guante y le preguntó a Barkley cómo se sentía "al saber que el presidente sabe que eres un ávido jugador en Las Vegas".

El clímax llegó cuando Obama pasó a bromear con el peso de Barkley. Tras felicitarle por la reciente boda de su hija, el exmandatario dejó caer lo siguiente: "Creo que te querías poner en forma porque la 'hora' (baile tradicional judío)... bueno, cuando hay que levantarse de la silla... nadie podría hacerlo con tu peso actual". Y Barkley no pudo sino recibir el 'golpe' con una carcajada. "Nadie se hizo daño, fue el mejor día de mi vida", contestó.