RELACIONES PAREJA

Damian Lewis cuenta lo que le pidió Helen McCrory semanas antes de morir

El actor se despidió de su esposa, que falleció de cáncer este fin de semana, con una emotiva carta en la que subraya la generosidad de la actriz.

Damian Lewis cuenta lo que le pidió Helen McCrory semanas antes de morir

El actor Damian Lewis sufrió este pasado viernes la pérdida de su esposa, la también actriz Helen McCrory. La intérprete británica, conocida por su papel de Narcissa Malfoy en las películas de 'Harry Potter' o su rol de Tía Polly en la serie 'Peaky Blinders', falleció víctima de un cáncer a los 52 años de edad.

Las redes sociales se han llenado de condolencias a lo largo del fin de semana, y ayer Lewis publicó en The Sunday Times una carta de despedida a la que fuera su mujer durante 15 años. Reconociendo que ya la "echa de menos", el actor ha recordado la luminosa personalidad de McCrory, que "vivía siguiendo los principios de la bondad y la generosidad para hacer del mundo un lugar mejor". Además, Lewis ha destacado su "capacidad para disfrutar tanto de la vida" y su "habilidad para permanecer en el presente y disfrutar del momento".

El actor, por otro lado, también ha dado detalles sobre las últimas semanas de vida de su esposa, con la que tuvo dos hijos, de 14 y 15 años:"Ayudó a normalizar su muerte mientras continuaba siendo feliz a pesar de los dolores de la última etapa de su enfermedad". Lewis ha revelado que "incluso cuando estaba muriéndose, en sus últimos días, cuando hablábamos de nuestras maravillosas carreras, me dijo repetidamente 'muchas gracias' en su estado de medio delirio".

Además, el actor ha desvelado la petición que le hizo a solo unas semanas de morir, en presencia de sus dos hijos: "Nos dijo desde la cama: 'Quiero que papá tenga novias, muchas novias, y todos debéis amar de nuevo, el amor no es posesivo". Lewis ha contado que McCrory le dijo a continuación, haciendo gala de su sentido del humor, que "intentara sobrevivir al funeral sin besuquear a alguien".

La actriz vivió su enfermedad de manera muy privada, y pocas personas, más allá de su entorno más próximo, eran conscientes de la batalla que estaba librando. "Se comportó de manera totalmente heroica con la enfermedad", ha apuntado Lewis en su carta, "Divertida, generosa, valiente, sin quejarse, recordándonos constantemente lo afortunados que hemos sido".