TURISMO

Descubre cuáles son los siete mejores faros de Ibiza

Ibiza es muy conocida por sus playas y sus calas pero, ¿qué hay de sus faros? De la mano de Condé Nast Traveler te mostramos los siete más destacados de la isla.

Descubre cuáles son los siete mejores faros de Ibiza

El verano se acerca y las ganas de sol y playa también. Son muchos los que por estas fechas comienzan a planear cuáles serán sus destinos para las próximas vacaciones veraniegas y en más de un plan se encuentra visitar las Islas Baleares. Mallorca, Menorca. Ibiza, Formentera y Cabrera. Estas ubicaciones del archipiélago balear son elegidas por muchos turistas para pasar sus días de desconexión en verano, pero si hay una que destaca sobre ellas es Ibiza. Sus playas, discotecas y, por supuesto, su belleza, hacen que cada año miles de viajeros elijan este destino para sus vacaciones.

En esta isla podemos encontrar calas secretas, playas de ensueño, pueblos con encanto, paisajes increíbles e incluso una gastronomía excelente. De todo ello ya conocemos una parte pero, ¿qué hay de los faros? Sí, los faros, esas torres de señalización luminosas situadas en los litorales marítimos o tierras firmes, y que sirven como referencia y aviso costero o aéreo para los navegantes.

En Ibiza encontramos multitud de ellos, pero sin duda destacan siete faros que no puedes pasar la oportunidad de visitar si viajas a esta isla. De la mano de Condé Nast Traveler conoceremos cuáles son los mejores faros de esta isla balear. Sus nombres, a continuación:

Faro de Moscarter

Situado al norte de la isla de Ibiza, el Faro de Moscarter es el que cuenta con la torre más alta de todo el archipiélago balear. Como cuentan desde Condé Nast Traveler, fue inaugurado en el año 1978, tiene 52 metros hasta el plano focal y está ubicado sobre un acantilado a 41 metros del mar.

Este faro se puede visitar desde la playa de Es Portixol de Portinatx, bordeando la costa norte de Ibiza. Lo reconocerás fácilmente, pues sus rayas helicoidales blancas y negras es lo primer que llama la atención a la vista.

Faro de Sa Conillera

El Faro de Sa Conillera está ubicado al oeste de la isla. Sus inicios se remontan al año 1857 y su torre se sitúa en el centro de un edificio de forma circular. El islote de Sa Conillera se encuentra dentro de las Reservas Naturales de Es Vedrà, Es Vedranell y los islotes de Poniente, como cuentan desde Condé Nast Traveler. A él solo se puede acceder con un permiso especial de la Consellería de medio ambiente del Gobierno Balear o en alguna de las excursiones organizadas por la misma.

Faro de Es Vedrá

Este faro es uno de los más desconocidos de Ibiza, ya que se encuentra en la cara norte del islote de Es Vedrà. Sus inicios se remontan al año 1927, aunque fue construido en otra isla. En 1959 se reconstruyó después de haber sufrido desperfectos en una tormenta y fue situado en este islote de Ibiza. Es uno de los faros más pequeños del archipiélago, de hecho, debido a su tamaño, no fue hasta 1971 cuando se le reconoció como faro. Anteriormente era considerado como una baliza de posicionamiento.

Faro des Penjats

Está situado en la Isla de los Ahorcados, cercana al puerto de Ibiza. Fue inaugurado en 1856 y se construyó para evitar percances entre los navegantes de la zona, que suponía una elevada peligrosidad. Fue el primer faro que se automatizó en esta isla, que quedó deshabitada en el año 1929.

Faro del Tagomago

Está situado, como su propio nombre indica, en el islote ibicenco de Tagomago. Se le considera como el punto de referencia para las rutas navales que van desde Ibiza a Palma de Mallorca y Barcelona. Solo puede visitado si se accede a través del mar.

Faro Es Botafoc

Situado en el islote de Botafoc, se remonta al año 1861, cuando fue inaugurado para evitar que los navegantes encendiesen grandes fogatas para orientarse. Fue uno de los primeros en todas las Islas Baleares en usar la electricidad. La primera vez que la utilizó fue en el año 1918 junto a los faros de Punta de Sa Creu, Ciudadela y Mahón.

Faro de Ses Coves Blanques

Está ubicado en la costa de Ses Variades y fue inaugurado en el año 1897, cuando comenzó a señalar a los navegantes la entrada al puerto de Sant Antoni. Actualmente, como explican desde Condé Nast Traveler, es un centro de exposiciones del Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany.