TELEVISIÓN

Melyssa Pinto rompe a llorar en 'Supervivientes' y amenaza con abandonar

La concursante se derrumbó al creer falsamente que iba a tener que vivir en el Barco Encallado, en el que las condiciones son más duras que en la playa.

Melyssa Pinto rompe a llorar en 'Supervivientes' y amenaza con abandonar

Que 'Supervivientes' es el reality más extremo de nuestra televisión es algo que no da mucho margen a la discusión. El programa, que comenzó hace una semana su nueva edición, se caracteriza por las duras condiciones atmosféricas y alimenticias que tienen que soportar los concursantes, la mayoría de los cuales acaba experimentando importantes cambios físicos, especialmente en lo que a la pérdida de peso se refiere.

Pues bien, pese a todo esto, la nueva edición ha querido llevar las cosas todavía un poco más lejos, incorporando una novedad que coloca a los participantes en una situación todavía más difícil: el Barco Encallado. En este navío se encuentran actualmente siete de los concursantes, que tendrán que pelear semana tras semana para poder acceder a la isla y convertirse en 'supervivientes de pleno derecho'.

Las condiciones a bordo son, como recordó ayer Carlos Sobera en 'Tierra de nadie', "durísimas". Suficientes como para que más de uno ya se haya planteado el abandono, como ha sido el caso de Melyssa Pinto. La exconcursante de 'La isla de las tentaciones' forma en realidad parte del plantel de participantes que se encuentra instalada en tierra firme, pero como se pudo ver ayer, la mera perspectiva de tener que mudarse al barco le es suficiente como para entrar en pánico.

Melyssa y Sylvia Pantoja se quedaron sin poder participar en el juego de la recompensa y la organización del programa encargó a la catalana una misión diferente: desvalijar el barco. Sin embargo, se guardaron de darle esta información hasta que no estuvo ya sobre la cubierta, lo que llevó erróneamente a Melyssa a pensar que iba a tener que vivir allí. Y la joven no tardó en romper a llorar, totalmente abatida, sentada sobre la barca que la acercó hasta el navío.

"Yo no me voy a subir aquí, Carlos, lo tengo clarísimo", sollozaba la joven al entrar en conexión con Sobera, "me voy. Me parece súper injusto". El presentador le dijo que entendía su "disgusto" porque ella llegaba del "paraíso" y el barco representa "el infierno", pero añadió que el cambio a lo mejor le era positivo. Pese a sus intentos de darle ánimos, Melyssa continuó llorando y negándose rotundamente a la idea. "Me tiro al agua", amenazó.

Dando la espalda a cámara, y aferrada a la borda, la joven no lograba sobreponerse. Sobera le pidió que se subiera a la cubierta del barco, algo a lo que Melyssa continuó resistiéndose duros unos segundos. "Me tiro por la borda, ¿eh?", volvió a advertir. Finalmente, Sobera le acabó revelando cuál era su verdadera misión, y la 'superviviente' se quedó más tranquila y, sin perder tiempo, se hizo con varios artículos, y una sartén con comida de sus compañeros, para llevárselos consigo de vuelta a la isla.