CINE

Las 11 claúsulas de la discordia: así ata en corto Marvel a sus superhéroes por contrato

Para muchos actores y actrices participar en alguna de las películas del Universo cinematográfico de Marvel es un sueño hecho realidad, pero lo cierto es que deben aceptar por contrato ciertas imposiciones.

marvel ,cine, superhéroes
Marvel

Mantenerlo todo bajo control para evitar filtraciones. El hermetismo de Marvel comienza mucho antes de siquiera empezar el rodaje de sus innumerables proyectos en los últimos años. Y mantiene un control asfixiante sobre los actores y las actrices que dan vida a su elenco de superhéroes durante todo el proceso e incluso después de haberse estrenado la película en cuestión. Por contrato. Bien atado todo. En corto.

A menudo, interpretar a alguno de los personajes del Universo cinematográfico de Marvel suele suponer un sueño hecho realidad para quien tiene la suerte de ser escogido, pero no es precisamente un camino de rosas. La industria cinematográfica, especialmente la hollywoodiense, se ha caracterizado por ejercer cierto control sobre sus estrellas, un extremo que Marvel se toma al pie de la letra.

Las imposiciones por contrato de Marvel

  1. No revelar ningún detalle de su aspecto físico mientras se está en pleno rodaje.
  2. Marvel obliga a sus actores a leer los guiones en habitaciones sin ventanas y sin tener teléfonos móviles encima.
  3. La filtración de cualquier aspecto relacionado con la producción puede acarrear una gran penalización económica e incluso el despido.
  4. Prohibido rodar sus propias escenas de acción a fin de evitar ponerse en riesgo y nulo control a nivel creativo sobre su personaje.
  5. Marvel investiga el pasado de los artistas a fin de asegurarse de que reúnen el perfil requerido. Todo ello para preservar la imagen de la empresa y evitar futuros escándalos.
  6. El estado de salud de los actores también es importante y si presentan alguna enfermedad de importancia no serían aptos para salir en sus films.
  7. Mantener el físico que lucen en las películas durante un tiempo determinado (que no ha trascendido) para posteriores promociones y para salvaguardar la imagen que representan.
  8. Héores en la pantalla y también en la vida real ya que se les exige participar en determinados eventos de carácter social.
  9. Marvel exige exclusividad y no trabajar para la competencia (DC).
  10. También obliga a los actores y actrices a priorizar el proyecto Marvel por encima de otros y estar disponibles para rodar en cualquier momento.
  11. Deben tener una completa disposición a prestar su imagen para el merchandising correspondiente.

No obstante, semejante retahíla de impedimentos ha provocado más de una fricción. Directores como Kenneth Branagh o Patty Jenkins y algunas estrellas como Edward Norton y Natalie Portman han salido ‘tarifando’ con Marvel. También hay un ejemplo de que no todo es controlable. Chadwick Boseman, el actor de Black Panther recientemente fallecido a causa de un un cáncer de colon, no informó de su estado de salud en ningún momento. Aunque en este caso, parece más que entendible y en ningún momento criticable. Faltaría más.