TELEVISIÓN

Xavier Sardà confiesa por qué terminó 'Crónicas marcianas'

El presentador catalán explicó el motivo del final de la emisión y también las serias dificultades que encontró en los últimos años.

Xavier Sardà confiesa por qué terminó 'Crónicas marcianas'

Xavier Sardà recordó durante su entrevista para Mamen Mendizábal en 'Palo y astilla' cómo vivió los últimos años de emisión de 'Crónicas marcianas' y por qué terminó, un programa que conseguía grandes datos de audiencia y que fue un referente televisivo durante mucho tiempo. Y sorprendentemente todo fue por la hora a la que se emitía: "Básicamente fue por el horario. Yo soy diurno, yo a las seis de la mañana ya estoy en órbita", comenzó explicando el presentador.

"Tengo un régimen animal, solar. Ocho años acostándome a las 2:30 de la madrugada y luego no sabiendo dormir al día siguiente. Sencillamente no sabía dormir, a las 8.30 ya estaba otra vez activo", comentó el catalán, que se puso al frente del espacio por primera el 8 de septiembre de 1997. Estuvo en pantalla hasta 2005 reuniendo a casi dos millones de personas cada noche y con cifras de audiencia que durante cuatro años seguidos superaron el 30%, a pesar de que cada vez tenía mayores rivales en otras cadenas.

Pero la gran suerte de Sardà y de 'Crónicas marcianas' es que mejoraron con el paso de los años: "Si tú coges un 'Crónicas' de los dos primeros años y coges un 'Crónicas' de los dos últimos años, te aseguro que el programa era infinitamente mejor", explicó. "Al final todo era Latre, Boris, yo y unos cuantos más en una sucesión de situaciones brutales y divertidas", agregó.

Sardà gozaba entonces de un gran prestigio y mucha popularidad, pero también sufrió algunos disgustos. Por ejemplo, Mamen Mendizábal recordó el momento en que varios sectores independentistas colocaron carteles con la cara de algunos profesionales entre los que figuraba Xavier, señalándolos por trabajar en Madrid. El presentador bromeó sobre aquella situación, pero después reveló que durante un tiempo necesitó ir acompañado de varios escoltas por otros asuntos peores.

"Me molestó mucho la calidad del papel y que no fuese a color", bromeó. "He vivido situaciones mucho más angustiosas. Tengo 61 años. Los tres últimos de 'Crónicas marcianas' y dos después, yo tuve que ir con escolta, eran temas muy serios como para que ahora me asuste que alguien pegue con celo unos posters con seis periodistas catalantes que digan: 'Váyanse ustedes a Madrid'", declaró.