TELEVISIÓN

Jordi Évole sufre un nuevo ataque de cataplejía en pleno directo: "Me ha dado un poquillo"

El presentador ha vuelto a experimentar un episodio de su dolencia en el plató de Pablo Motos, solo unos días después de que le sucediera con el Gran Wyoming.

Jordi Évole sufre un nuevo ataque de cataplejía en pleno directo: "Me ha dado un poquillo"

El periplo que está haciendo Jordi Évole durante estas semanas por algunos de los programas de entrevistas de la televisión nacional está siendo, cuanto menos, accidentado. El periodista estrenó el pasado fin de semana 'Eso que tú me das', documental sobre su último encuentro con Pau Donés, el cantante de Jarabe de Palo que murió víctima de un cáncer en junio del año pasado. Y además, se encuentra a punto de estrenar en La Sexta la nueva temporada de 'Lo de Évole'.

Con tanto ajetreo profesional por delante, el catalán ha acudido como invitado a varios espacios de televisión para promocionar estos nuevos trabajos. Pero las entrevistas que está concediendo a presentadores como El Gran Wyoming o Pablo Motos se están viendo alteradas por sus ataques de cataplejía, una enfermedad asociada a la narcolepsia que sufre desde hace tiempo y debido a la cual toma una medicación especial.

La semana pasada, durante su visita a 'El Intermedio', Évole sorprendió tanto a Wyoming como a la audiencia al desmoronarse sobre la mesa después de un ataque de risa. El catalán tardó varios segundos en recuperar el dominio de su cuerpo, y a continuación explicó que esto es uno de los síntomas principales de su dolencia. "A veces cuando te ríes pierdes tono muscular", reveló, añadiendo que, aunque él no es víctima de ataques severos, se trata de una patología "jodida" para mucha gente.

Pues bien, ayer por la noche, en 'El Hormiguero', Évole volvió a sufrir un episodio de cataplejía en pleno directo. Ocurrió poco después de que él mismo abordara de nuevo el asunto cuando Motos le preguntó sobre ello. "Cuando me pasa, ya enseguida me aguantan, o cuando yo veo que me va a dar, pues me siento", detalló, antes de contar que alguna vez se había caído redondo (puso el ejemplo de un rodaje en Japón junto a Andrés Iniesta).

Tras esta breve exposición sobre su enfermedad, el periodista participó en la sección de 'La tarjeta de El Hormiguero', encargándose de anunciar el premio de 3.000 euros a un espectador llamado Iñaki, que, curiosamente, no dio demasiadas muestras de alegría al conocer que era ganador. "Que le han dado 3.000 euros y parece que se le ha muerto un familiar", comentó humorísticamente Évole después de que colgaran a Iñaki, cuando Motos y él se estaban levantando de la mesa.

Fue entonces cuando comenzó a reírse, y nuevamente, tanto los presentes en el plató como los televidentes pudieron apreciar cómo presentaba de pronto dificultades para moverse. Apoyándose sobre la mesa, Évole bajó la cabeza y Motos acudió enseguida en su ayuda, sosteniéndole con firmeza del brazo. "Me ha dado un poquillo", confesó el catalán, a lo que el presentador respondió "Somos un poco gilipollas". Évole le echó la culpa, de broma, a Iñaki, y con el apoyo de Motos consiguió recuperarse sin problemas.