GASTRONOMÍA

Rocacho, un excepcional culto a la carne en Padre Damián

La parrilla de carbón de encina protagoniza la propuesta gastronómica de Rocacho, con la mejor selección de cortes de buey de El Capricho en Madrid.

Rocacho, un excepcional culto a la carne en Padre Damián
maximiliano polles

Rocacho es un moderno asador muy cerquita de la Castellana, en el número treinta y ocho de la calle Padre Damián, dónde comer francamente bien y no solo buenas carnes sino también fantásticos pescados, verduras y exquisitos arroces de finísima capa.

El local, acogedor y elegante, que abrió sus puertas hace ya tres años, proporciona una nueva definición al concepto de asador. Rocacho, con su agradable terraza acristalada se alza como una opción perfecta cuando se busca comer bien en un entorno que rebosa clase y exclusividad. En la actualidad y para garantizar a sus clientes las máximas medidas de seguridad, abren con un aforo reducido a la mitad y con modernas medidas de higiene.

La mejor carne roja del mundo

Rocacho es sinónimo de excelencia. Un restaurante que hace gala de una gastronomía sin artificios. Una materia prima de primerísima calidad. El único restaurante de Madrid dónde disfrutar de la espectacular carne de El Capricho, considerada como ‘la mejor carne roja del mundo’ por la revista Time.

Su nombre, Rocacho, proviene de la roca que nace de la tierra y del agua, que simboliza la pureza y el sustento de la naturaleza. Basándose en esta filosofía en su carta rinden un excelso homenaje al producto que se elabora en la mayoría de los casos en horno de carbón de encina con el objetivo primordial de potenciar el sabor original. No se puede pasar por alto la increíble bodega de Rocacho. Con más de sesenta referencias, además, se ha ampliado recientemente sobre todo en el capítulo de champagnes.

En esta ocasión empezamos con unos deliciosos entrantes compuestos por una fantástica cecina, un riquísimo chorizo y un espectacular salchichón todos ellos de buey de El Capricho. Seguimos con una nueva incorporación en carta, las originales y sabrosas gyozas de rabo de buey que constituyen un verdadero espectáculo y unos Rocachos de bacalao con alioli que no pueden faltar cuando se visita Rocacho.

A continuación, nos sorprendió la increíble paella del señoret con gambas y langostinos pelados. Un arroz suelto y en su justo punto de cocción, nada grasiento. Elegante y a la par rebosante de sabor. No es de extrañar que Rocacho además de por sus carnes sea famoso por sus fantásticos arroces.

Imagen de la paella de Rocacho.

Por último y como no podía ser de otro modo pasamos a disfrutar de la chuleta de vaca de cuarenta días de maduración de El Capricho. Un verdadero placer gastronómico que hace las delicias de los fervientes amantes de la carne. Un producto con identidad propia que habla por sí solo y que nos conquista la vista y sobre todo, el paladar.

Imagen de la chuleta de vaca de El Capricho.

Rocacho, un referente de la cocina tradicional que rinde homenaje al producto. Un templo para los carnívoros empedernidos que ofrece un productazo en toda regla, las carnes de El Capricho. Y una carta que siempre seduce, convence y engancha.

Rocacho

Dirección: Padre Damián, 38. Madrid

Teléfono de reservas: 91 421 97 70

Precio medio: 70 € por persona