APPS

La nueva app danesa para el consentimiento sexual antes de tener relaciones

Su lanzamiento tras la aprobación de una ley ha provocado un gran revuelo en el país y políticos, sexólogos y abogados se muestran contrarios.

La nueva app danesa para el consentimiento sexual antes de tener relaciones

La aplicación iConsent ha surgido en el mercado danés tan solo unas semanas después de que el parlamento del país aprobara una ley en la que toda relación sexual sin consentimiento formal será considerada violación y acarreará duros graves cargos criminales. Según los fundadores, el objetivo es garantizar que las partes que participen en el acto estén de acuerdo en tener sexo antes de que este comience.

"Funciona de tal manera que el usuario puede ingresar el número de teléfono de la persona con la que quiere tener sexo. Usted envía la solicitud, y luego al otro se le da la oportunidad de aceptar o rechazar la solicitud de consentimiento para el sexo", explicó Carsten Nielsen, desarrollador de la aplicación, para Danish Radio. Ese consentimiento será válido durante 24 horas y se limita exclusivamente a relaciones sexuales. De hecho, Nielsen comparó el uso de la aplicación con ponerse un condón cuando fue preguntando sobre si podría ser extraño ponerse a utilizar el móvil en una situación tan íntima. "Es controvertido y tal vez incluso extraño, pero tal vez sea más normal dentro de un año".

La aplicación, no obstante, ha provocado un gran revuelo en el país y no han faltado voces que la critican, especialmente por parte de algunos especialistas. "Definitivamente no es la solución para obtener el consentimiento. Una relación sexual no se trata de un contrato, por lo que es un paso en una dirección completamente equivocada de las necesidades que existen", expresó Lene Stavngaard, directora nacional de Sexo y Sociedad. "No puede verse como un complemento del consentimiento oral. Lo que tenemos que asegurar es un mejor lenguaje sexual sobre cómo podemos dar y recibir ese consentimiento, entre otras cosas mediante una mejor educación sexual", agregó.

Los desarrolladores se defendieron alegando que puede ser muy útil tanto para hombres como para mujeres, también en temas judiciales. Según ellos, en acusaciones de violación basadas en testimonios, se podría recurrir al uso de la app para condenar o no a los acusados. El abogado Morten Bjerregaard aseguró, sin embargo, que el consentimiento en la aplicación no se sostendría ante un tribunal y que por tanto no puede tener significado legal.

"Uno debe ser muy consciente de que el consentimiento solo se aplica siempre que ambas partes estén dispuestas. Esto significa que si una de las partes está de acuerdo y cambia de opinión en el camino, se convierte en un deber. Por lo tanto, no creo que una aplicación resuelva el argumento de que el consentimiento se ha retirado en el camino. La iniciativa puede tener buenas intenciones, pero legalmente no es una prueba sólida", declaró.

Dinamarca sigue la estela de Suecia

El gobierno alemán ha seguido los pasos de su vecina Suecia, que ya introdujo una 'cláusula de consentimiento' en 2018 con la posibilidad de una condena por "violación negligente" si no se obtiene previamente un consentimiento específico. Las autoridades informaron de un aumento de las condenas por violación y la polémica no hizo más que aumentar, pues desde algunos despachos de abogados aseguraron que se podía estar encarcelando a personas inocentes por la sofisticación de los procedimientos legales.