CASA REAL BRITÁNICA

Meghan Markle anuncia que sufrió un aborto el pasado verano

La actriz y mujer del príncipe Harry ha revelado este desafortunado suceso producido en julio en un artículo publicado en el New York Times.

meghan markle aborto estados unidos julio verano segundo hijo embarazo principe harry archie tension casa real britanica isabel ii inglaterra the crown netflix

En medio de toda la expectación que está generando la serie 'The Crown', de Netflix, en la que se tratan los asuntos más desconocidos de la casa real británica, las últimas declaraciones de Meghan Markle no hacen sino añadir más tensión a las relaciones que mantiene el matrimonio con la familia encabezada por la reina Isabel II de Inglaterra. En ellas, la mujer del príncipe Harry ha revelado que el pasado mes de julio sufrió un aborto ya estando en Estados Unidos.

Notó un calambre en su vientre

Recordemos que el matrimonio anunció su desvinculación de la casa real hace unos meses, causando gran conmoción en el Reino Unido y dejando unas relaciones muy tensas entre la realeza británica. Ahora, meses después de que sucediera esto, ha contado en el New York Times cómo fue vivir esta desagradable experiencia. Todo comenzó cuando se encontraba cambiando los pañales al hijo del príncipe Harry, Archie, notando una especie de calambre en su vientre.

Meghan, sabedora de que no era algo normal, revela que "me dejé caer al suelo con él en mis brazos (Archie), tarareando una canción para mantenernos tranquilos. Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo", relata con todo detalle. "Horas más tarde, yacía en una cama de hospital, sosteniendo la mano de mi esposo. Sentí la humedad de su palma y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas. Mirando las frías paredes blancas, mis ojos se pusieron vidriosos. Traté de imaginarme cómo nos curaríamos", continuó.

La mujer del príncipe Harry, confiesa que perder a un hijo es "un dolor casi insoportable", como un "ciclo de duelo solitario. Sentada en una cama de hospital, viendo cómo el corazón de mi esposo se rompía mientras trataba de sostener los pedazos rotos del mío, me di cuenta de que la única forma de comenzar a sanar es primero preguntar: '¿Estás bien?'", sentenció.

Una experiencia que relata de forma desgarradora y a la que sumó cómo había sido sus horas previas aquel día, sobre el que comentó que había hecho las mismas actividades que forman parte de su rutina. Había salido con los perros, se había vestido y también cogió a su hijo Archie de su cuna, pero desgraciadamente algo no salió bien en aquella mañana, la cual ha decidido compartir en las últimas horas.