ALEMANIA

Jerome Boateng se enfrenta a 5 años de cárcel por una supuesta agresión a su exnovia

El central del Bayern de Munich tendrá que comparecer ante un tribunal el próximo 10 de diciembre acusado de lesiones por Sherin Senler.

Jerome Boateng se enfrenta a 5 años de cárcel por una supuesta agresión a su exnovia

Jerome Boateng se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel por la presunta agresión a su exnovia, Sherin Senler. El central del Bayern de Munich tendrá que verse las caras con ella ante un tribunal de la ciudad alemana el próximo 10 de diciembre, después de que ella haya presentado como prueba las lesiones físicas que supuestamente le provocaron los malos tratos del defensa durante unas vacaciones.

La primera denuncia tuvo lugar en febrero de 2019, pero el caso se ha alargado por la tardanza en ser admitida a trámite y por la pandemia de coronavirus que ha impedido la celebración del juicio a lo largo del 2020. Durante este tiempo, Boateng se ha defendido calificando el tema como "un asunto privado basado en acusaciones no probadas de terceros", pero desde la corte aseguran que existe un vídeo que probaría el presunto ataque.

La pareja ha tenido una historia de amor muy intensa de la que nacieron en marzo de 2011 dos niñas gemelas: Soley y Lamia. Tiempo después, la sombra de la infidelidad cercó a Boateng y los dos se distanciaron durante dos años, pero consiguieron reconciliarse antes de una nueva ruptura. Ahora, los dos se enfrentarán a una situación mucho peor y habrá que esperar a lo que se decide en el juzgado.

Ver esta publicación en Instagram

Another one 😜🤘🏽 Welcome to the fam 🏆🏆🏆🏆❤️ #QUADRUPLE

Una publicación compartida de Jérôme Boateng (@jeromeboateng) el

En la prensa alemana se especula con que finalmente el alemán podría evitar la pena de cárcel gracias al pago de una gran multa que servirá de indemnización para Senler. El central fue campeón del mundo con Alemania en 2014 y ha logrado 23 títulos con el Bayern de Múnich, entre los que se incluyen dos Champions League, ocho Bundesligas y cinco DFB Pokal. Además, ha sido un símbolo de integración en su país como hijo de una alemana y un ghanés e incluso fue recibido por Angela Merkel tras sufrir un ataque del líder ultraderecha de Alternativa por Alemania.