MI CASA ES LA TUYA

Concha Velasco responde a la tensa pregunta sobre quién es el padre de su hijo Manuel

La actriz vallisoletana fue invitada al programa que presenta Bertín Osborne, y habló de su vida profesional, personal, e incluso de política.

'Mi casa es la tuya': Concha Velasco habla de sus actuaciones para Franco
Twitter (@micasaeslatuya).

En el programa de este viernes de 'Mi casa es la tuya' tuvo una invitada de lujo, Concha Velasco, quien habló de su vida como actriz, de su familia, de su vida más personal e incluso de la política, abarcando todos los temas.

En un momento de la entrevista, salió el tema de los novios de la actriz: "No he tenido muchos novios. Yo no he sido Mata Hari, he tenido tres. He tenido novio, amante y marido. José Luis Sáenz de Heredia fue mi primer novio. Era un señor inteligente, culto y preparado. Pasé de él a Juan Diego. Solo me casé con Paco Marsó".

El padre de su hijo Manuel

Bertín Osborne quiso ahondar en un tema del cual ella nunca había hablado, de: quién es el padre de su hijo Manuel. En el momento en el que el presentador le hizo la pregunta, ella se mostró incómoda.

"A Manuel ya lo tenía cuando conocí a Paco. Fue duro ser madre soltera. Recuerdo que estaba rodando una película y me desmayaba mucho, y no lo sabía nadie. No quise decir quién era el padre, no. Es una cosa que no queremos...Marsó hizo de padre, un padre maravilloso y adorable. Y ya está. Hasta ahí te puedo contar", respondió Concha.

En vista del momento tenso, Bertín optó, más tarde, por preguntar acerca de su matrimonio con Marsó: "Me enamoré locamente de Paco. Vi un día a Paco y me quedé muerta. Yo me casé y el día de la boda ya no vino a dormir. Quiso marcar el territorio. Solo le ponía malo que yo quisiera trabajar tanto. Le echo mucho de menos. Ha comprado pisos a todo el mundo y ha ayudado a todo el mundo".

Sus anécdotas con Franco

A todo ello, la actriz reveló varias anécdotas, incluyendo las que tenía con Francisco Franco, para quien actuó en diversas ocasiones en sus fiestas del Palacio de la Granja de San Ildefonso. No estaba sola, pues también cuenta que con ella estaba también Lola Flores.

La vallisoletana achacó a la importancia que tenía que el caudillo la invitase a sus fiestas, pues, para los artistas de la época una invitación era buena señal: "Si Franco no te invitaba, malo".

Añadía además que cada año que era invitada a sus fiestas, la actriz era obsequiada con un regalo, asegurando que Franco era un anfitrión muy generoso: "El primer año una pulsera, el segundo una bandeja...según iban pasando los años recibías regalos más importantes", apuntó Concha. Sobre esos regalos, la actriz llegó a dudar sobre si debía ocultarlos, algo con lo que su hijo no estaba de acuerdo, pues no debía avergonzarse: "Es parte de su historia". 

Otra anécdota con el dictador es que ese no fue el único vínculo que les unía, pues el padre de la actriz fue, durante varios años, "la mano derecha de Franco".