EL HORMIGUERO

Fernando Alonso y el uso de las mascarillas: "Me siento un bicho raro"

El piloto asturiano fue uno de los protagonistas de este jueves en 'El Hormiguero', donde habló de su nuevo documental y de sus frecuentes viajes.

fernando alonso el hormiguero documental donde ver mascarilla bicho raro europa medidas restricciones coronavirus f1 formula 1 antipatico
El Hormiguero

Fernando Alonso está acaparando toda la atención durante estos últimos días después de que se venga anunciando el lanzamiento de su nuevo documental Fernando, que desde este viernes 25 de septiembre puede disfrutarse en Amazon Prime. Por esta razón, el piloto asturiano está apareciendo más de lo habitual en televisión y una de sus últimas entrevistas ha sido la concedida a su gran amigo Pablo Motos en El Hormiguero.

El piloto, sorprendido por las medidas en Europa

El piloto señaló en una de las preguntas que le hicieron que "los pilotos estamos acostumbrados a volar dos o tres veces por semana, pero ahora en España estamos un poco vetados por muchos países. Estuve en julio en España para ver a mis padres y creo que hasta Navidades no podré volver", reconoció sobre la difícil situación que atraviesa su país natal por culpa del coronavirus.

Con su residencia habitual en Suiza, Fernando Alonso prefiere mantener todas las precauciones cada vez que por trabajo tiene que viajar, aunque su respuesta ha llamado la atención de más de uno de sus seguidores: "Me he quedado sorprendido al ver que la gente va sin mascarillas en Europa y que han recuperado rápido la normalidad con mercados llenos de gente, conciertos... No hay tantas precauciones como aquí y me choca un poco... Me siento como un bicho raro, me miran raro al verme siempre con la mascarilla puesta".

Sin duda sus declaraciones están dado mucho de qué hablar al ser uno de los temas más comentados en estas últimas semanas las diferencias sobre el uso de mascarillas en España y en el resto de Europa. Fernando Alonso está acostumbrado a generar controversia en redes sociales principalmente por su carácter y forma de ser de cara al público, los cuales siempre le han caracterizado como una persona 'antipática'.

Su fama de antipático

"Lo llevo muy bien, he de guardar un poco mi reputación, que no vean que soy demasiado accesible. Es cierto que era muy cerrado, pero era una forma de protegerme. Con 23 años ganas un trofeo de F1 y te llega un nivel de exigencia al que no estás acostumbrado, auqnue hay que ser un poco seco de vez en cuando", explica sobre este aspecto. El piloto también añadió cómo le cambió la vida la fama: "De repente tu cara está en todo el mundo, en Japón, en Nueva Zelanda... ya todo el mundo te conoce. Algo normal como ir al cine, al supermercado o a un restaurante, ya no es lo mismo. Es un shock pasar de cero a cien, pero también tiene sus ventajas: en algún restaurante te invitan".