Hollywood

Will Smith y su mujer se van a las Bahamas después de su escándalo matrimonial

El fin de semana pasado la esposa del famoso actor de Hollywood reconoció haber tenido un romance con August Alsina, un joven rapero amigo de su hijo.

Will Smith y su mujer se van a las Bahamas después de su escándalo matrimonial

El cantante August Alsina concedió hace unos días entrevista en la que confirmaba que tuvo un romance con Jada Pinkett-Smith mientras estaba casada con Will Smith, y que el actor lo sabía y además dio su visto bueno. Pese a que Jada en un primer momento negó con rotundidad lo que el joven rapero había contado, el fin de semana pasado la mujer del famoso actor de Hollywood admitió finalmente haber mantenido un romance con August, al que saca 21 años de edad y al que conoció precisamente por ser amigo de su hijo Jaden. "Nosotros estábamos atravesando una mala racha", comentó la actriz, algo que Will corroboró de inmediato: "Yo estaba harto de ti".

Ahora, la pareja ha decidido pasar página y viajar hasta las Bahamas a modo de ‘terapia familiar’ junto a su hija Willow de 19 años de edad. Además, según cuentan algunos medios estadounidenses la pareja se hospeda en un resort de lujo donde las habitaciones cuestan alrededor de 3000 dólares la noche. Asimismo, el complejo también tiene residencias privadas por el módico precio de 5 millones de dólares.

El lugar es bastante conocido por haber alojado a otras personalidades como Justin Timberlake o Tiger Woods, quien además y según la página Page Six es copropietario del complejo de lujo que incluso tiene un campo de golf de 18 hoyos.

La pareja ha decidido marcharse hasta este idílico lugar con el fin de refugiarse de toda la presión mediática que están sufriendo en los últimos días después de que Jada hiciera público su aventura amorosa con August Alsina. La retransmisión del último programa que tiene Jada en Facebook consiguió cosechar más de 15 millones de visualizaciones, lo que constituye un auténtico récord en la plataforma. Además, algunos medios estadounidenses califican de “extremadamente inteligente” que decidieran hacerlo público con el fin de que no lo hicieran otro por ellos y el escándalo fuera aun mayor.