INGLATERRA

Gerrard se rasgó el pene en un partido: su médico ha revelado lo que pensó al coserlo

El exinternacional inglés tuvo que recibir varios puntos de sutura tras encontrar toda la zona ensangrentada, pues había decidido seguir jugando.

Gerrard se rasgó el pene en un partido: su médico ha revelado lo que pensó al coserlo

Steven Gerrard vivió uno de los momentos más duros como futbolista en enero de 2014 en un encuentro de FA Cup frente al Bournemouth, cuando tras lanzarse al suelo para cortar un balón se desgarró parte de su pene necesitando poco después varios puntos de sutura, aunque lo más sorprendente es que estuvo jugando algunos minutos con su zona íntima sangrando. El médico que le cosió, Andrew Massey, ha revelado en una entrevista para el tabloide británico The Sun cómo sufrió al ver la sangrienta imagen de la zona íntima del exjugador, y las secuelas que esto le dejó.

"Stevie se me acercó al final del partido y me dijo: 'Doc, vas a tener que echar un vistazo a esto'. Miré hacia abajo y vi sangre por todas partes y pensé: 'Guau, eso debe de ser muy doloroso'. Estaba tratando de recordar mis estudios de medicina pero en ningún sitio explicaba como coser un pene. Pensé: 'No quiero que el primer pene que cosa sea el de Steven Gerrard'. Pero así fue", comenzó explicando destacando que se quedó totalmente traumatizado.

Por su parte, Gerrard ya se refirió a dicho momento en sus memorias recordando todo lo que padeció mientras le cosían sus partes sagradas. "Primero recibí un pinchazo y luego, con cuidado de no mirar lo que estaba haciendo, me di cuenta de que tampoco se sentía cómodo al respecto. El doctor Massey tuvo que desear haberse quedado en casa tratando los cortes y contusiones de los niños de la cantera. Yo no hablé mucho. Lo quería totalmente concentrado. Hizo un buen trabajo. No sentí dolor cuando me puso los puntos, cuatro como había predicho, y volví al vestuario", confesó.

¿Pero qué pensó al ver tanta sangre en su pantalón? "Me bajé los pantalones cortos a unos centímetros de mi cintura. Los calzoncillos estaban ensangrentados, y mi mente iba a toda velocidad, me preocupaba que me pasara algo serio (...). No quería decirle adiós a un viejo amigo. Discretamente me lo baje todo para verlo detenidamente, corrí a la línea de banda hacia Brendan (Rodgers) y llamé a Chris Morgan y Andy Massey. Le dije a Brendan: 'Mira, tengo un problema aquí', mientras señalaba mis partes privadas. 'Hay una gran herida, está sangrando', le dije", detalló el legendario centrocampista.

Algunos miembros del banquillo rodearon al jugador para evitar que la gente pudiera ver lo que ocurría, pero tras el breve examen, Gerrard continuó jugando: "Seguí jugando. El dolor no fue tan fuerte, solo el dolor sordo que sigue a la sensación de corte agudo cuando la piel se abre por primera vez", explicó. Después del pitido final y sin ganas de celebrar la victoria, Gerrard fue cosido antes de hacer frente a las burlas de sus compañeros.

"Puedes imaginar cuántos chistes sobre pulgadas y puntadas, sobre el tamaño del pene, sobre mis futuras actuaciones en casa. Podría haber sonreído pero también podría haber estrangulado a todos", espetó.