SOCIEDAD

Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan, él podría llevar un año con una modelo de 20 años

Según ha informado la revista 'Semana', el torero y su esposa habrían decidido poner el punto y final a su matrimonio tras más de 24 años casados.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan, él podría llevar un año con una modelo de 20 años

Después de más de dos décadas y media juntos, el diestro Enrique Ponce y su esposa, la empresaria Paloma Cuevas, habrían decidido poner fin a su vida en común. Según afirma en exclusiva Semana, el matrimonio, que tiene dos hijas en común, habría tomado la decisión de mutuo acuerdo y ya habría incluso puesto en marcha los primeros trámites del proceso de divorcio a través de un despacho de abogados de Madrid.

La revista asegura también que la relación sentimental de Ponce y Cuevas se había deteriorado a lo largo de los últimos años y que la separación se debe exclusivamente al desgaste en el terreno de la convivencia. Fuentes próximas al círculo de la pareja han confirmado, además, que no existen terceras personas involucradas de alguna manera en esta decisión, y que las familias de ambos están ya al tanto de todo.

Enrique Ponce, fotografiado con una modelo de 20 años

Sin embargo, según ha afirmado la periodista Beatriz Cortázar en el programa de Jiménez Losantos, el matador habría sido ya fotografiado junto a una modelo de alrededor de 20 años, con la que presuntamente llevaría saliendo un año. De momento, ni Ponce ni Cuevas han hecho declaraciones al respecto.

El romance del torero con la hija de Victoriano Valencia se remonta a la primavera de 1992, cuando ambos fueron presentados de forma oficial en un hotel de La Carolina, pueblo de Jaén, si bien ya habían coincidido previamente en varias ocasiones dado el oficio que vincula a Ponce con el progenitor de su futura esposa. Cuatro años más tarde de aquel encuentro andaluz, en octubre de 1996, los novios se daban el 'sí quiero' en la Real Basílica De Nuestra Señora De Los Desamparados, en Valencia, un evento al que asistió lo más granado de la sociedad.

Doce años después del enlace, en 2008, el torero y la empresaria dieron la bienvenida a su primera hija, Paloma, a la que siguió en 2012 una segunda niña, Blanca. Las pequeñas parecen haber supuesto la razón fundamental por la que el matrimonio intentó hasta el último momento superar su crisis conyugal, aunque al final la separación parece haber sido inevitable.

Según apunta Semana, el proceso de divorcio estará definido por la cordialidad y el respeto que la pareja se profesa después de haber compartido tantos años de vida juntos. "Enrique es un hombre puro, profundo, auténtico, único, irrepetible, que me enamoró por su grandeza como ser humano y de quien, cada día, me siento más orgullosa": con estas palabras llego a describir Paloma a Ponte en una pasada entrevista.