REAL MADRID

Los descendientes de la Quinta del Buitre: solo uno llegó a triunfar en el fútbol

Los hijos de una de las generaciones más exitosas del Real Madrid han despuntado en sus carreras, pero solo Adrián siguió los pasos de su padre.

La denominada Quinta del Buitre escribió una de las páginas más gloriosas de la historia del Real Madrid, conquistando seis Ligas (cinco de ellas de forma consecutiva) y firmando 121 encuentros sin perder en el Estadio Santiago Bernabéu. La generación formada por cinco canteranos logró encandilar a la afición madridista por su fútbol vistoso y su pegada, e incluso conseguían llenar el coliseo blanco jugando todavía con el Castilla. En la década de los ochenta debutaron y despuntaron con el primer equipo Rafael Martín Vázquez, Manolo Sanchís, Emilio Butragueño, José Miguel González 'Michel' y Miguel Pardeza, y tan solo se les resistió la Copa de Europa que solo consiguió ganar, mucho tiempo después y por partida doble, Sanchís.

Han pasado más de 30 años y aquel grupo que tantas alegrías dio al madridismo continúa unido y se reúnen de vez en cuando para celebrar aquellos éxitos. La mayor parte de ellos mantienen el vínculo con el mundo del fútbol, pero sus herederos no han podido o no han querido seguir sus pasos. Tan solo Adrián González, hijo de Míchel, ha triunfado en el deporte rey y en la actualidad milita en las filas del Málaga tras pasar clubes como el Castilla, el Celta, el Getafe, el Rayo Vallecano o el Eibar.

La Quinta del Buitre: Butragueño, Pardeza (ya en el Zaragoza), Míchel, Sanchís y Martín Vázquez.

Tal y como publica el diario El País, el resto de descendientes de esa generación dorada del Real Madrid permanece alejada de los terrenos de juego, aunque en su mayor parte sí que son aficionados al balompié. Rafa Martín, el más pequeño de los tres hijos de Martín Vázquez, intentó llegar a ser futbolista jugando en el Club Deportivo Canillas antes de realizar las pruebas en el Rayo Vallecano, pero no las superó y llevó su carrera por otro ámbito.

El joven estudió fisioterapia y utiliza sus redes sociales para demostrar su afición y su talento para la música. En su perfil de Instagram versiona temas de grandes estrellas internacionales, muestra su pasión por los coches de lujo, por el esquí junto a sus amigos y por las visitas a los lugares más exclusivos de Marbella e Ibiza.

Ver esta publicación en Instagram

📸 : @rodrigo_fotografia_123

Una publicación compartida de R A F A M A R T I N (@rafamartin_i) el

Los hijos de Butragueño, más reservados

El jugador que dio nombre a la Quinta del Buitre y que más éxitos cosechó a nivel individual tiene un papel clave en el Real Madrid como director de relaciones institucionales, y ha compaginado esa labor desde 2010 con la de padre de tres hijos. Natalia, de 25 años, es bailarina clásica y comenzó a estudiar ballet mientras su padre jugaba en México a finales de los 90. En la actualidad trabaja en la Ópera Nacional de Burdeos. Su hermano Emilio optó por estudiar Administración y Dirección de Empresas y trabaja como analista en PJT Partners, según publica El País. La más pequeña, Raquel, tiene todavía 18 años.

Emilio tuvo claro que no quería dedicarse al fútbol, todo lo contrario que Dani, el hijo de Miguel Pardeza. Lo intentó hasta el final, pero las lesiones le impidieron llegar más lejos y finalmente decidió retirarse de forma temprana con solo 20 años. Finalmente terminó derecho y trabaja en un despacho de Zaragoza. Por otro lado, Manolo Sanchís tiene dos hijas y un hijo con los que continúa desarrollando su afición por el fútbol. Hace tan solo unos días pudimos verle con Manu dando toques con un rollo de papel higiénico, mientras que Marta publica contenido futbolístico a través de Twitter. Además, destaca Rocío, que es graduada en un MBA por la Universidad Europea de Madrid y celebró su graduación en el césped del Bernabéu con la presencia de Florentino Pérez por el acuerdo de colaboración del Real Madrid con la prestigiosa institución de enseñanza.

Míchel: el primero en ver nietos de la Quinta del Buitre

En el plano deportivo han despuntado los hijos de Míchel, especialmente un Adrián que a sus 32 años defiende el dorsal 8 que encumbró a su padre. Lo hace en el Málaga y tiene contrato hasta el próximo año, pero lo más significativo es que ha sido el encargado de dar la bienvenida al mundo a una nueva generación de herederos de la Quinta del Buitre. Es padre de dos hijos: Nico, de seis años, e Ignacio, de tan solo dos. Su hermano Álvaro también sigue relacionado con el deporte a través de la agencia de marketing 380amk.