'LA ISLA DE LAS TENTACIONES'

Fani, en busca de la explotación comercial del "¡Estefaníaaa!"

La polémica concursante del reality ya está pensando en los posibles beneficios económicos del grito viral que lanzó su novio, Christofer, al descubrir su traición.

Fani, en busca de la explotación comercial del "¡Estefaníaaa!"

'La isla de las tentaciones' supuso toda una revolución televisiva que dejó un buen puñado de momentos inolvidables para delicia de la audiencia que siguió con fervor el desarrollo del programa durante sus once episodios de emisión. Pero de entre todas las situaciones de impacto que germinaron de la convivencia entre las parejas y los solteros en República Dominicana, hay una que pasará a la posteridad después de haberse convertido en una de las favoritas en las redes sociales y haber trascendido el ámbito de los medios para colarse en todo tipo de escenarios imprevisibles.

Se trata del grito de "¡Estefaníaaa!" que pronunció Christofer, uno de los concursantes del reality, cuando descubrió que su pareja, Fani, había caído en los brazos de Rubén, poniendo así en jaque los siete años juntos que llevaba la pareja antes de su paso por el reality. El lamento del chileno mientras corría desesperado por la playa clamando el nombre completo de su novia se hizo viral de inmediato y ahora, la propia Fani ha decidido ser previsora y ha decidido registrar el grito en la Oficina Española de Patentes y Marcas. ¿La razón? Asegurarse y blindar los posibles beneficios que se obtengan de la mercadotecnia de esta ya mítica expresión.

Según informa el medio Cinco días, la actual concursante de 'Supervivientes' ha presentado un escrito en el que queda plasmada la grafía exacta del grito (con tres aes y exclamaciones), y con el que pretende poder llevar a cabo la explotación comercial de la marca-grito en exclusiva. En caso de que su petición se apruebe legalmente, Fani tendría incluso poder para impedir que terceros busquen sacar provecho económico del "¡Estefaníaaa!", para cobrar derechos a aquellos que lo hagan (previo permiso suyo, sin el cual se podría cometer una infracción) e incluso oponerse a que se registren otras versiones similares del grito.

Y pese a que todavía es pronto para saber los términos finales en los que quedará la solicitud de Fani o qué beneficios aproximados podría llegar a cosechar con esta marca (que dependerá de su plan concreto de merchandising y de las licencias que expida) lo cierto es que la jugada del registro, de momento, no le ha salido cara: la presentación del escrito de solicitud del registro de la marca tiene un coste de tan solo 125 euros. En caso de que Fani hubiera contado además con servicios de asesoramiento o tramitación por parte de especialistas, esta cifra podría subir, pero en cualquier caso, el conjunto no pasaría los 400 euros.

Un desembolso mínimo si se tiene en cuenta los muchos ingresos que tal vez le pueda deparar en el futuro a la joven el alarido de Christofer. Y es que resulta curioso denotar cómo, pese a que el grito lo pronunció su pareja (y en un momento de dolor, que de hecho, le llevó a abandonar el programa), ha sido Fani la que ha dado el paso para rentabilizar el que, sin lugar a dudas, fue uno de los grandes clímax de 'La isla de las tentaciones'.