EEUU

James Franco contesta a las acusaciones de acoso sexual

Los representantes legales del actor han presentado una objeción a la demanda interpuesta por dos de las estudiantes que le denunciaron el pasado año.

James Franco contesta a las acusaciones de acoso sexual

El actor James Franco fue otra de las personalidades de Hollywood que quedó señalada tras el advenimiento del movimiento #MeToo y después de que varias alumnas de la escuela de interpretación que tenía el intérprete en Los Ángeles, el Playhouse West Studio, le acusaran ante la justicia, en octubre de 2019, de "conductas inapropiadas y sexualmente cargadas", así como de incentivar, junto a otros profesores, "un ambiente de acoso y explotación sexual".

Unos meses antes de que estas dos estudiantes, Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal, presentaran la demanda, un artículo en Los Angeles Times recogió el testimonio de otra serie de mujeres (entre ellas, la propia Tither-Kaplan) que también apuntaban al actor por comportamiento sexual indebido. Desde entonces, Franco no se había pronunciado públicamente sobre todas estas denuncias, y ahora lo ha hecho finalmente a través de sus abogados y un alegato de objeción a la demanda, tal y como han informado medios estadounidenses como People, Variety o Vanity Fair.

En un nuevo documento presentado en el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, los letrados del artista desacreditan las acusaciones y aseguran que se trata de una maniobra por parte de las demandantes para obtener publicidad y acabar con la reputación del actor. "Los movimientos del #MeToo y el Times Up han hecho contribuciones importantísimas no solo en el sector del entretenimiento y la cultura, sino en todo el mundo", reza la objeción. "Desafortunadamente, mientras que estos movimientos han derribado justamente a una serie de individuos reprensibles, también han atrapado a un hombre inocente, James Franco".

El documento tacha las acusaciones de "salaces", "falsas", "calumniosas" y "legalmente infundadas", y defiende que detrás de ellas solo se esconden personas "hambrientas de atención". La defensa de Franco culmina su objeción señalando que la demanda "es una parodia de la justicia y la culminación de una campaña sin mérito que ha empañado injustamente la reputación duramente ganada de un hombre decente".

Ver esta publicación en Instagram

@poyeyphotos is freakin fantastic at headshots. can’t recommend her highly enough.

Una publicación compartida de Sarah Bowie Tither-Kaplan (@sarahtitherkaplan) el

Hay que recordar que, en sus declaraciones a la Corte, Tither-Kaplan relató que el intérprete ordenó que se retiraran los guardias de seguridad durante la filmación de una escena simulada de sexo oral para la película de 2015 'The Long Home', y que además, les obligó a quitarse el protector de plástico que cubría sus partes íntimas. También denunciaron que se las exigiera desnudarse para realizar audiciones y que en la escuela se llevaran a cabo repetidamente "simulaciones de actos sexuales que iban mucho más allá de los estándares de la industria".

En el documento presentado por los abogados de Franco se rebate esto último asegurando que Tither-Kaplan y el resto de alumnas, "estaban al tanto de las escenas de desnudos antes de tiempo, que constantemente verificaban para asegurarse de que las actrices se sintieran cómodas, que firmaran exenciones de desnudos, y que nadie, incluido Tither-Kaplan, nunca se quejó".