CINE

Constance Wu cuenta cómo trabajó de 'stripper' para 'Estafadoras de Wall Street'

La actriz formó parte de la última película de Jennifer López y ha contado cómo se infiltró clandestinamente en un club real como bailarina.

Constance Wu cuenta cómo trabajó de 'stripper' para 'Estafadoras de Wall Street'

La historia del cine está cargada de anécdotas muy curiosas sobre la metodología de las estrellas para investigar sus personajes y ponerse a punto para los roles que han de interpretar en la gran pantalla. Son muchos los actores que en un esfuerzo por tratar de entender lo máximo posible a su papel han llevado a cabo prácticas inusuales, excéntricas o cuanto menos algo sorprendentes. Y la actriz estadounidense Constance Wu pertenece a este grupo de artistas que quisieron llevar hasta el final su preparación del personaje.

La intérprete fue parte del reparto de 'Estafadoras de Wall Street', película estrenada el pasado septiembre que marcó el retorno al cine por la puerta grande de Jennifer López y que versaba sobre un grupo de bailarinas de un club de striptease neoyorquino que se alían para engañar a sus ricos clientes. La cinta, basada en hechos reales, cosechó enorme éxito en la taquilla global y pese a no lograr finalmente ninguna candidatura a los Premios Oscar (con cierta polémica por la omisión de López en las nominaciones a Mejor Actriz), se convirtió en una de las apuestas más entretenidas de la cartelera en la recta final del año pasado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Film & TV Reviews (@writerfoxreviews) el

Y ahora, Wu ha profundizado en una entrevista en el proceso que llevó a cabo para meterse en la piel de Destiny, una de las strippers de la trama. La artista visitó ayer el programa The Kelly Clarkson Show y detalló los extremos a los que llegó para prepararse el papel: "Trabajé en un club de striptease. Infiltrada. Hice lap dances a desconocidos", reconoció la actriz ante la incredulidad de la presentadora, que al principio no podía dar crédito a esta información. "¡No estoy mintiendo!", insistió Wu, que desveló que llegó a ganar 600 dólares durante las noches en las que ejerció este trabajo.

Por otro lado, Wu también contó que, para 'camuflarse' y no ser reconocida, decidió transformarse físicamente: se colocó tatuajes falsos en el cuello y se cambió el estilo capilar. La actriz reconoció que la experiencia no fue especialmente "divertida" y le exigió mucho esfuerzo. "No puedes entrar por primera vez en un club diciendo: 'Ey me gustaría tener un trabajo aquí' y ponerte a trabar esa noche".

Wu ya había narrado previamente, durante la promoción de la película, que antes del rodaje había visitado en compañía de varios amigos diversos clubs de striptease de San Francisco, y que incluso llegó a hacerse amiga de varias de strippers. La intérprete también reveló que se instaló una barra en su salón y tomó clases particulares, pagadas de su propio bolsillo, para asegurarse de que podía hacer justicia al papel. Su implicación obtuvo como recompensa su buena labor en la película, aunque curiosamente, y tal y como confesó ayer ella misma, no la ha visto todavía en pantalla.