CINE

La curiosa pregunta de una enfermera a Antonio Banderas tras ser operado del corazón

El actor premiado con el Goya y nominado al Oscar ha desvelado la anécdota que vivió y cómo cambió su forma de ver la vida con su ataque a corazón.

La curiosa pregunta de una enfermera a Antonio Banderas tras ser operado del corazón
Miquel Benitez WireImage

Antonio Banderas ha arrancado el 2020 de manera inmejorable gracias a su papel protagonista en 'Dolor y gloria', la premiada película de Pedro Almodóvar. La brillante actuación del malagueño dando vida a Salvador Mallo le ha permitido alzarse al fin con el Goya a mejor actor y está nominado en la misma categoría para los Premios Oscar, en los que compartirá candidatura con nombres de la talla de Joaquin Phoenix, Leonardo DiCaprio, Jonathan Pryce o Adam Driver.

Mientras se prepara para la gran cita del próximo 9 de febrero en el Dolby Theatre de Los Ángeles, Banderas ha comenzado a dar entrevistas a algunos de los programas más destacados en Estados Unidos, como el 'Late Show de Stephen Colbert'. El actor ha protagonizado un emotivo diálogo con el presentador abriendo su lado más íntimo y confesando algunas de las anécdotas más curiosas de su carrera.

Entre ellas, sin lugar a dudas, destaca la que vivió con una enfermera poco después de ser operado de urgencia por un ataque al corazón que le cambió la vida y la forma de entenderla. "Aquel ataque al corazón lo ha cambiado todo. Incluso mi manera de actuar. Recuerdo que la mañana siguiente a la operación, cuando estaba en la cama del hospital todavía lleno de tubos, una señora mayor, una enfermera a la que nunca había visto, se acercó y me hizo la pregunta más extraña que me han hecho en la vida", comenzó relatando el de Málaga.

"Me preguntó si creía en la cultura popular. Yo le dije que suponía que sí. Entonces ella me preguntó que por qué creía que la gente dice 'te quiero con todo mi corazón' y no 'te quiero con todo mi cerebro' o 'te quiero con todos mis riñones'. Ahí fue cuando me explicó que el corazón no es solo un órgano esencial para mandar oxígeno a tu cuerpo, sino también un almacén para los sentimientos. Y que por eso iba a estar muy triste en los próximos tres meses. No deprimido, que eso es algo médico, señaló. Se refería a triste de verdad. Pero que estuviera tranquilo porque cuando superara esa fase iba a ser una persona totalmente diferente. Me aseguró que iba a aprender algo muy bonito de esa experiencia", confesó ante el asombro del presentador.

"Y tenía razón. Un par de semanas después estaba en mi casa de Londres viendo películas y me puse a llorar. En realidad todo me hacía llorar: un cuadro, cualquier cosa bella. Y os aseguro que yo nunca he sido un llorón. Pero desde la operación era como si alguien me hubiera quitado una capa de piel y todo me parecía más auténtico, más crudo", continuó revelando.

Y precisamente fue eso lo que hizo posible que interpretara uno de los grandes papeles de su vida, el de 'Dolor y gloria'. "Pedro (Almodóvar) vio lo que me estaba pasando y me advirtió de que no intentara ocultarlo, que me aprovechara de esa situación para construir el personaje porque era lo mismo que él había sentido durante los años en los que había estado sufriendo ese dolor y esa soledad", apuntó. "Ya sabéis cómo funciona: los actores chupamos de todo lo que nos rodea. Y sé que sufrir un ataque al corazón es horrible, especialmente si no sobrevives. Pero también puede ser algo bueno. De hecho, es una de las mejores cosas que me podían haber pasado nunca", zanjó desatando la ovación del público.

Así se conocieron Banderas y Almodóvar

En la misma entrevista, a Antonio Banderas le pusieron dos imágenes con Pedro Almodóvar: en la primera aparecen en el rodaje de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', y la segunda se la hicieron en la pasada gala de los Premios Goya. Ambos han realizado juntos ocho películas en los cuarenta años que tienen de relación, por eso el presentador quiso saber cómo se habían conocido ambos artistas, un hecho que se produjo en 1980 mientras el actor trabajaba en el Teatro Nacional.

Antonio Banderas y Pedro Almodóvar posan con sus Premios Goya.

"Estábamos tomando un café todos los actores y llegó un señor con un maletín rojo y era muy gracioso y nos entretuvo durante unos veinte minutos. Al final se levantó, me miró, yo tenía el pelo largo y bigote en esa época y me dijo: 'Tienes una cara muy romántica, deberías hacer películas'. Cuando se fue, pregunté quién era y me dijeron: 'Su nombre es Pedro Almodóvar. Ha hecho una película y nunca hará otra'. En España tenemos muy buenos directos y muy malos profetas, obviamente", explicó.

Otras anécdotas en Hollywood

Antonio Banderas se ha ganado el prestigio de la industria cinematográfica gracias a su trabajo durante años, pero a pesar de su reconocimiento, asegura que todavía se siente intimidado con algunos de los rostros más famosos de Hollywood: "Con Robert de Niro, por ejemplo. Si estoy con él en la misma sala me pongo muy nervioso. Cada vez que coincidimos él es muy amable y natural, pero yo me pongo muy nervioso y solo digo un montón de tonterías. Creo que él lo nota porque viene, me da un beso y se va", aseguró sonriente.

Por otro lado, también confesó cómo había recibido el papel de Zorro, una interpretación que le valió los halagos de los cineastas de Los Ángeles. Ocurrió después de la gala de los Oscar de 1994, cuando Tom Hanks recibió el premio por 'Philadelphia': "Esa noche fue preciosa. Me dedicó el premio y luego fuimos a tomar algo a la fiesta de Elton John. En la mesa estaba Bruce Springsteen y estaba Steven Spielberg. Steven me dijo: '¿Conoces un personaje llamado Zorro?' Y dije que sí, y me dijo: '¿Quieres venir a verme a Universal y que hablemos de ello?' Fui al día siguiente con un poco de resaca y me ofreció el papel de Zorro", desveló.